Dolor en la mandíbula

Las articulaciones que permiten el movimiento de la mandíbula, articulaciones témporo-mandibulares (ATM), asumen un trabajo significativo participando en funciones fundamentales como la respiración, fonación, masticación y deglución.

Cuando estas articulaciones no funcionan bien, en relación con traumatismos, exceso de presión mantenida en el cierre de la boca (bruxismo), luxaciones o subluxaciones en gestos como el bostezo, o cuando existe un exceso de tensión muscular mantenida de los músculos masticadores, en estos casos, el dolor que provocan puede discapacitar en gran medida al paciente, alterando estas funciones tan importantes, destacando la disfunción en la masticación.

Tratamiento de los trastornos de la articulación témporo-mandibular

El tratamiento del síndrome de dolor orofacial es multidisciplinar (dentistas, fisioterapeutas, psicólogos, traumatólogos).

Cuando el síndrome de dolor orofacial se torna crónico, el abordaje biopsicosocial de los mecanismos de dolor implicados, principalmente la sensibilización central, es la base del tratamiento para el fisioterapeuta.

En los casos en los que la mecánica del problema sea el componente de mayor relevancia, las técnicas de Terapia Manual (técnicas articulares, musculares, neurodinámicas) y la indicación de Ejercicio Terapéutico debidamente administrados perseguirán los siguientes objetivos:

  • Disminuir el dolor, la tensión y las cargas perjudiciales sobre la articulación y músculos relacionados.
  • Mejora del flujo de líquido sinovial, mejorando la nutrición articular y del disco.
  • Disminución del grado de degeneración discal.

¿Cómo puede ayudarte la fisioterapia orofacial?

  1. Tratamiento del dolor orofacial. Las técnicas de terapia manual junto con la adecuada pauta de ejercicios han demostrado ser efectivas a la hora de reducir el dolor asociado a la DTM. Además, es muy importante incluir un apartado de educación durante el tratamiento, permitiendo así que el paciente entienda qué está ocurriendo y qué puede hacer por mejorar.
  2. Aumento de los rangos de movimiento. Diferentes cuadros clínicos relacionados con la DTM cursan con limitación del movimiento, por ejemplo, el desplazamiento discal sin reducción. En estos casos el objetivo de la fisioterapia es mejorar las condiciones intra-articulares así como posibles espasmos musculares asociados para conseguir recuperar los rangos de movimiento. En casos concretos, puede ser necesario complementar el tratamiento con otras opciones terapéuticas farmacológicas u odontológicas.
  3. Mejora de la nutrición intra-articular: Mediante ejercicios específicos se mejoran las relaciones intra-articulares, consiguiendo aumentar el drenaje articular y la nutrición de tejidos susceptibles ante procesos patológicos, como la cápsula articular o el disco.
  4. Reducir el riesgo de futuros episodios: El pronóstico de la DTM va a variar en función de cada caso. Sin embargo, la evidencia científica muestra el carácter recurrente de estos cuadros de dolor y disfunción asociada. Es por ello que uno de los principales objetivos es prevenir que hayan futuros episodios de DTM. Esto va a requerir, entre otros aspectos, una pauta concreta de ejercicios.
  5. Recuperar la función libre de dolor: La máxima a conseguir en los tratamientos es restaurar la función del sistema masticatorio. Conseguir recuperar el habla y la masticación en rangos óptimos y libres de dolor.

raquel tormo osteon fisioterapia atm

La disfunción témporo-mandibular

Las disfunciones de la ATM afectan a un amplio complejo articular y miofascial que incluye el cráneo, la mandíbula, los dientes, las ATMs, el conjunto de músculos del cuello y la cintura escapular.

Los signos y síntomas más frecuentes asociados a las disfunciones de la ATM son:

  • Dolor preauricular.
  • Ruidos articulares, de intensidad creciente hasta chasquidos que en ocasiones llegan a provocar el bloqueo.
  • Bruxismo, roce de dientes por cierre mantenido con tensión.
  • Movilidad y movimientos anormales de mandíbula.
  • Afectación funcional, principalmente de la masticación.

En OSTEON podemos ayudarte a resolver tus problemas témporo-mandibulares

 

raquel galindo osteon

Causas de Dolor Orofacial

  • Luxación o subluxación.
  • Patología degenerativa: artrosis.
  • Patología inflamatoria: sinovitis o capsulitis.
  • Anquilosis o fibrosis: adherencias discales.
  • Desplazamiento del disco intraarticular.
  • Problemas dentales, maloclusión.
  • Síndrome de dolor miofascial.
  • Dolor referido de la columna cervical, cráneo, ojos, orejas, nariz, senos, dentadura, boca y otras estructuras faciales.
  • Distrés o desacondicionamiento psicológico.
  • Procesos de sensibilización central que aportan cronicidad al dolor.