Ecografía

Ecografía como refuerzo diagnóstico

osteon ecografía carlos lopez cubas

Los fisioterapeutas utilizamos la exploración ecográfica para analizar la anatomía desde un punto de vista funcional y morfológico. Con el ecógrafo podemos ver cómo se comportan las diferentes estructuras durante el movimiento. Podemos detectar, ubicar y medir zonas inflamadas, hematomas, roturas fibrilares, tendinopatías… La ecografía permite un diagnóstico más preciso, así como un control de la evolución de las lesiones tratadas con fisioterapia.

El hematoma consecuente a una rotura muscular puede quedar dentro del músculo. Esto sucede cuando la fascia que recubre el músculo está indemne. Paradójicamente, si la fascia también se rompe, el pronóstico será mejor, ya que la migración del hematoma supone una descompresión. Con la imagen ecográfica diferenciamos esta situación, ayudando a optimizar el tratamiento.

Ecografía y control muscular durante el ejercicio

La imagen ecográfica puede ayudar al paciente a aprender y controlar las técnicas de ejercicio terapéutico. Los fisioterapeutas la empleamos como herramienta de biofeedback para ayudar a reconocer la contracción de musculatura estabilizadora profunda (multífidos lumbares, transverso abdominal…).

En ocasiones, el aprendizaje necesario para la contracción aislada de determinados grupos musculares es complicado. El refuerzo que supone que el paciente pueda ver en la pantalla del monitor como se mueve la musculatura que contrae es de gran ayuda. Así consigue aprender a mandar la instrucción necesaria para contraer y relajar los componentes convenientes.

Ecografía y fisioterapia invasiva

La ecografía es fundamental para la aplicación segura y precisa de técnicas de fisioterapia invasiva, como la punción seca o la neuromodulación.La inserción de la aguja, controlada mediante la imagen ecográfica, permite un acceso certero a la estructura a tratar. Así mismo, muestra en tiempo real los efectos del tratamiento.

Cuando realizamos una inserción de una aguja, perforamos diferentes tejidos. Con la imagen ofrecida por el monitor del ecógrafo, podemos orientar mejor la punción. Evitar los nervios y los vasos arteriales y venosos resulta más sencillo y seguro de este modo. La reducción de riesgos es notable.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies