piano ejercicio terapeutico rehabilitacion osteon carlos lopez cubas
septiembre 2, 2022

El piano como ejercicio terapéutico para las manos

Uso de instrumentos musicales con fines terapéuticos

Los ejercicios de técnica de interpretación musical pueden utilizarse con fines terapéuticos. La idea es utilizar instrumentos musicales para reforzar los patrones motores funcionales.

Lo más habitual es utilizar instrumentos de percusión. Son más sencillos de “hacer sonar” sin conocimientos musicales previos. Las bases rítmicas, al menos las más sencillas, son accesibles para la mayoría de personas. Y hacen de la rehabilitación algo más ocioso.

El piano y la mejora en la función de la mano

La práctica de piano implica la repetición de movimientos finos de los dedos. Una práctica con notables exigencias en la coordinación de los dedos y las manos. A la motricidad se le suma una retroalimentación auditiva inmediata con respecto a la ejecución. Algo que permite intentar corregir la propia ejecución.

Para el entrenamiento de la motricidad fina, el piano es el principal instrumento con fines de rehabilitación. La reproducción de melodías familiares de piezas musicales famosas resulta estimulante, y admite un control de la progresión del desafía motor. Al placer de producir y sentir la música, se le une la de progresar en la digitación, en el control de los movimientos finos de los dedos. Una mejoría que a su vez se traslada en un mejor control de la manipulación y en general de la funcionalidad de la mano.

Piano, ejercicio terapéutico y fisioterapia

Un factor de especial importancia es la relación de asociación y disociación de ambas manos en la práctica del piano. Algo presenta al piano como instrumento de ejercicio terapéutico.

Al tocar el piano, la mano izquierda interpreta lo que el pianista lee en un pentagrama, y la derecha a su vez lo que lee en otro pentagrama situado encima del anterior. Dicho de otro modo, es como si se leyesen 2 frases a la vez, y el cerebro mandase a cada mano una de las frases para producir el resultado musical deseado. A veces, una mano lleva más el acompañamiento y otra la melodía. Otras intercambian, continúan o refuerzan sus funciones. A veces, una mano toca consecutivamente con los dedos diferentes teclas, mientras la otra toca varias teclas a la vez en un acorde. Algunos dedos pulsan delicadamente las teclas, otros de forma vigorosa. A veces mantienen la tecla pulsada, mientras otras cambian de forma súbita saltando a otra tecla.

La idea es que esta complejidad, bien graduada por un profesor de piano, permite la progresión en el aprendizaje musical. Y, en el contexto que nos ocupa, una graduación de los desafíos desde el punto de vista clínico, puede ayudar en la rehabilitación de una lesión que afecta a la muñeca, mano y/o dedos.

Evidencia científica y clínica del piano como herramienta para la práctica de ejercicio terapéutico

Diversas investigaciones respaldan la aplicación del piano como herramienta terapéutica en pacientes con lesiones cerebrales, parálisis cerebral y rehabilitación neurológica. Más recientemente, otros estudios demuestran cómo el piano puede utilizarse en mayor diversidad de lesiones neuromusculoesqueléticas de la mano. Se ha comprobado como su uso mejora la propiocepción (mediante la prueba de error de posición articular), el tiempo de reacción y la velocidad de escritura.

En OSTEON, como especialistas en tratamiento de músicos, hemos establecido diferentes progresiones y ejercicios terapéuticos con piano. Son actividades graduadas que aplicamos en pacientes con artrosis, tendinopatías, síndrome del túnel del carpo, fracturas e inestabilidad del carpo, entre los casos más habituales. Y, por supuesto, también las utilizamos en músicos para evitar perder la destreza durante la rehabilitación de sus patologías. Un tipo de ejercicio terapéutico que, bien administrado, nos está demostrando su gran funcionalidad.

Bibliografía

Deja un comentario