mayo 6, 2021

Dolor en la Artrosis de Rodilla

Diagnóstico de la artrosis de rodilla

La artrosis u osteoartritis se considera una enfermedad degenerativa crónica progresiva del cartílago articular en las articulaciones sinoviales. Es uno de los tipos más comunes de enfermedad reumática. Una patología que afecta a 303 millones de personas en todo el mundo. El diagnóstico de la artrosis de rodilla se basa principalmente en la identificación de sus signos y síntomas.

 

Síntomas en la Artrosis de Rodilla

 

  • Dolor articular.
  • Aumento del dolor y la rigidez tras mantener las articulaciones sin movimiento durante un tiempo, especialmente rigidez matutina de alrededor de 30 minutos.
  • Hipertrofia articular de consistencia dura: hinchazón o aspecto agrandado de las articulaciones, que parecen más “nudosas” de lo habitual.
  • Sensación de crepitación o crujido en las articulaciones.
  • Rango limitado de movimiento en las articulaciones.
  • Debilidad y atrofia muscular (pérdida de masa muscular).

 

Diagnóstico de Artrosis de Rodilla hasta grado 4

Destacar que el diagnóstico se confirma mediante diagnóstico de imagen según los criterios del American College of Rheumatology (ACR) y la escala de Kellgren y Lawrence, existen cuatro grados distintos, los cuales especificamos a continuación:

 

  • Artrosis Grado 0. No hay características radiográficas de artrosis de rodilla presentes.
  • Artrosis Grado 1. Estrechamiento dudoso del espacio articular, mínimo y posibles osteofitos.
  • Artrosis Grado 2. Presencia de osteofitos (excrecencias óseas) y un posible estrechamiento del espacio articular. 
  • Artrosis Grado 3. Osteofitos múltiples, estrechamiento del espacio articular más definido, y posible deformidad ósea.
  • Artrosis Grado 4. Osteofitos de gran tamaño, estrechamiento del espacio articular bien marcado, esclerosis severa y deformidad ósea definida.

 

Dolor en pacientes con artrosis de rodilla

Las características del dolor en los pacientes con artrosis de rodilla varían considerablemente. Y, a menudo, no se correlacionan con la gravedad de los hallazgos radiográficos. La evidencia emergente sugiere que las alteraciones en el procesamiento del dolor, más que los propios hallazgos estructurales, son relevantes en la definición final del dolor del paciente. La neurofisiología, más que la biomecánica, determinan el tipo de dolor del paciente.

Neurofisiológicamente, son varios los mecanismos implicados en el mantenimiento y amplificación del dolor. El mecanismo de sensibilización central se caracteriza por una facilitación de la información nociceptiva aferente que podría incrementar la excitabilidad de las neuronas en la médula espinal. Este fenómeno facilitaría una posible sensibilización a nivel central, que conduce a la amplificación de la señal dentro del sistema nervioso central, hipersensibilidad al dolor y dolor referido. Las neuronas de la médula espinal también reciben información de otros tejidos que se encuentran alejados de la zona dolorosa del daño articular, como el músculo o el tendón periarticular. Esta situación puede determinar dolor referido, amplificación territorial del dolor. Y, a su vez, generar una disfunción de los mecanismos inhibidores descendentes. Otros mecanismos como la sumación temporal y las alteraciones de la modulación condicionada del dolor participan en esta gestión al alza del dolor del paciente con artrosis.

 

Tratamiento del dolor en pacientes con artrosis de rodilla

Por tanto, uno de los principales objetivos en el tratamiento de los pacientes con artrosis de rodilla es mejorar los sistemas de modulación del dolor.

Destacar, que los factores psicosociales (factores cognitivos, factores emocionales, factores conductuales, factores sociales) también juegan un factor clave en la sensibilización del sistema nervioso. El enfoque biopsicosocial para comprender la interacción entre los factores psicológicos y físicos es un tema de primordial importancia, especialmente por su asociación con el dolor crónico. Reducir el impacto del estrés y los factores psicológicos podría tener un impacto positivo en la experiencia del dolor.

 

Artrosis en Rodilla

La terapia manual se considera un tratamiento eficaz en el manejo del dolor en la artrosis de rodilla. La terapia manual ayuda reajustando el umbral del dolor y disminuyendo la excitabilidad cortical. La técnica de movilización con movimiento (MwM), propuesto por Bryan Mulligan, es un método de movilización articular basado en la aplicación conjunta de una movilización accesoria sostenida aplicada por un terapeuta y un movimiento fisiológico activo realizado por el paciente. Se ha demostrado que estas técnicas generan hipoalgesia al estimular el asta dorsal espinal con información no dolorosa.

Por otro lado, las movilizaciones accesorias articulares intentan lograr efectos similares aumentando el rango de movimiento, reduciendo el dolor y restaurando la cinemática óptima entre las superficies articulares. Y, por último, la neurodinámica es otra alternativa de terapia manual que ha demostrado su potencial analgésico en pacientes con artrosis.

 

Deja un comentario