educacion musicos dolor fisioterapia
abril 7, 2021

¿Debería un músico tocar con dolor?

Los músicos suelen experimentar síntomas musculoesqueléticos, incluido el dolor. Son muchas las horas de práctica, gestos repetitivos en posturas mantenidas, bajo una disciplina profesional digna de elogio. Estos síntomas, frecuentes en músicos de todos los niveles, pueden tener un impacto perjudicial en su vida personal y laboral. Afectan también a los conjuntos (grupos, bandas, orquestas) en los que trabajan. Es por ello por lo que en el post de hoy tratamos la cuestión siguiente, ¿es recomendable que un músico toque con dolor?.

Es por tanto primordial ofrecer a los músicos un asesoramiento apropiado y basado en la evidencia con respecto al manejo del dolor. No tiene sentido ser tajante en la recomendación de dejar de tocar el instrumento porque aparezcan molestias. Ya que es posible que esta medida no sólo sea ineficaz, sino que además sea contraproducente.

El dolor en los músicos

La ciencia del dolor contemporánea nos ofrece criterios a la hora de decidir si un músico puede seguir tocando con dolor. Porque detrás de una experiencia de dolor, más allá del daño en los tejidos lesionados, hay una gran variedad de factores asociados que pueden ensombrecer el pronóstico.

Las posibles consecuencias relacionadas con evitar actividades debido al dolor muchas veces son deletéreas. El dolor está modulado por una serie de procesos neuroinmunológicos y está influenciado por una serie de factores psicosociales. Por lo tanto, dejar de tocar el instrumento durante un tiempo podría no tener ningún beneficio. Una de las principales causas de la transición del dolor agudo al crónico es el comportamiento de evitación del miedo (por ejemplo, no tocar cuando hay dolor); por lo tanto, no se puede apoyar el fomento de tal comportamiento de forma general.

¿Qué es mejor, seguir tocando o tomarse unos días de descanso?

En OSTEON tratamos habitualmente a músicos y profesionales de las artes escénicas. Y si hay algo que hemos observado es que la toma de decisiones debe ser siempre algo individualizado y compartido con el paciente.

Es habitual que los músicos que han dejado de tocar debido al dolor sufran consecuencias negativas de índole emocional, y a menudo económica. Son consideraciones a tener en cuenta y deben sopesarse con cualquier beneficio. Cierto es que existen situaciones clínicas de neuropatía o lesión estructuralmente importante, que requieren para su correcta evolución el abandono temporal de la actividad, en este caso la práctica musical.

No obstante, y de acuerdo con las mejores prácticas actuales para el manejo del dolor, no necesariamente se debe recomendar a los músicos que se tomen un tiempo libre de tocar para controlar su dolor en la mayoría de casos. En su lugar, es recomendable educar a los músicos sobre la ciencia del dolor, y ayudarles a saber cuándo buscar tratamiento de un profesional de la salud para obtener asesoramiento individualizado.

Deja un comentario