Síndrome facetario cervical

  • 30 septiembre, 2019

Dolor cervical

El dolor de cuello es común en la población general. Y lo es más en el contexto de pacientes con dolor crónico.

Se calcula que aproximadamente una de cada tres personas sufre o ha sufrido un episodio de dolor cervical. Además, la prevalencia de dolor cervical crónico, entendido como aquel de una duración de 6 meses o más, se estima en aproximadamente el 14%.

Síndrome facetario cervical

En 1933, Ghormley acuñó el término síndrome facetario para describir una serie de síntomas asociados con cambios degenerativos de la columna lumbar.

Low back pain: with special reference to the articular facets, with presentation of an operative procedure – RK Ghormley – Journal of the American Medical Association, 1933 – jamanetwork.comMany

Más recientemente, el término síndrome facetario cervical ha extendido su significado al dolor axial, presumiblemente secundario a la afectación de los elementos posteriores de la columna cervical. Esta afectación puede responder a causas traumáticas (muchas veces relacionadas con el latigazo cervical) o degenerativas.

Los tejidos capaces de generar nocicepción desde la columna cervical son varios. Entre ellos encontramos:

  • los discos intervertebrales,
  • las articulaciones facetarias o cigoapofisarias,
  • los ligamentos,
  • los músculos, y
  • las raíces nerviosas.

Lo cierto es que, pese a haberse demostrado que las articulaciones facetarias son una posible fuente de dolor de cuello, el diagnóstico del síndrome facetario cervical a menudo es de exclusión o no se considera en absoluto.

Síntomas del síndrome facetario cervical

Las características clínicas habitualmenten asociadas con el dolor facetario cervical incluyen:

  • sensibilidad a la palpación sobre las articulaciones facetarias o los músculos paraespinales,
  • rigidez y dolor en los movimientos de extensión o rotación cervical, y
  • ausencia de anomalías neurológicas (en cuyo caso pensaríamos más en una radiculopatía cervical).

Los estudios de imagen generalmente no son útiles, con la excepción de descartar otras fuentes de dolor, como fracturas o tumores. Los signos de espondilosis cervical, como el estrechamiento de los agujeros intervertebrales, los osteofitos y otros cambios degenerativos, son igualmente frecuentes en personas con y sin dolor de cuello.

Nos encontramos por tanto con una entidad fundamentalmente clínica.

Tratamiento del síndrome facetario cervical

Los objetivos del tratamiento del síndrome facetario cervical son reducir el dolor y la inflamación, y aumentar el rango de movimiento libre de dolor.

Una opción de mano desde la fisioterapia es la terapia manual. La movilización articular, en sus diferentes modalidades, y el tratamiento de partes blandas (masaje, estiramientos), debidamente aplicados, resultan de gran ayuda.

El ejercicio terapéutico es la siguiente oferta de la fisioterapia. Los ejercicios propioceptivos, de control motor y de movimiento activo en un rango sin dolor en un inicio. Y, más adelante, el fortalecimiento mediante ejercicios isométricos e isotónicos según lo tolerado.

El objetivo es la recuperación de las funciones del cuello, principalmente mirar hacia todos los lados sin dolor.

sindrome facetario cervical osteon alaquas fisioterapia

2 comments on “Síndrome facetario cervical

  1. Manuel dice:

    Hola, tengo 46 años y de forma recurrente (cada dos o tres meses) siento dolor y limitación a la rotación homolateral y algo a la extensión. Generalmente el dolor y limitación me aparece después de dormir de forma leve y va en aumento a lo largo del día. Me dura tres o cuatro días y se me pasa sin hacer nada. Mi postura es cifotica, cabeza adelantada, hombros hacia delante
    Si no he entendido mal mi dolor y limitación cervical estaría encuadrado dentro de un síndrome facetario.
    Mi pregunta es si hay algún estudio que recomiende hacer algún ejercicio o movilización que pueda hacer yo regularmente para prevenir la aparición de este síndrome.

    Por ejemplo, para la zona lumbar suelo hacer movilizaciones y ejercicios en extensión así como planchas abdominales para prevenir lumbagos agudos en mi trabajo. Creo que me ayuda a prevenir porque cuando no hago nada me han dado amagos de lumbago y cuando hago estas movilizaciones y ejercicios parece que los previene

    Gracias.

    1. hola Manuel, en principio por lo que comentas son hallazgos compatibles con un síndrome facetario cervical, aunque desde luego sin hacer un examen físico no se podría asegurar.
      Los ejercicios y técnicas necesarias para mejorar dependen realmente de cada caso particular, no se puede generalizar, aunque como referencia puedo recomendarte los ejercicios de retracción cervical y de extensión, que con moderación y sin provocar dolor pueden ayudarte.
      Un saludo,
      Carlos López Cubas

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies