Espasticidad (III)

  • 5 diciembre, 2012

Las vías piramidales (desde córtex cerebral, y pasando por cápsula interna, tronco de encéfalo y médula), están lesionadas en los pacientes con espasticidad.

El Síndrome Piramidal se presenta como parálisis, pérdida de la selectividad del movimiento y la referida espasticidad, que se manifiesta con hipertonía muscular, hiperreflexia e hiperactividad cinética voluntaria.

El nivel de lesión va a determinar determinadas diferencias en el comportamiento de la espasticidad.

La lesión medular puede aparecer por traumatismos, esclerosis múltiple, tumores espinales y otras patologías de origen infeccioso.

La lesión a niveles superiores, por accidente cérebro-vascular (trombosis, embolias, hemorragias), traumatismo cráneo-encefálico,… tendrá consecuencias que se engloban en el llamado daño cerebral adquirido, y la presentación de la espasticidad en estos casos seguirá unos preceptos.

La espasticidad se establece progresivamente, apareciendo a las 6-8 semanas de la lesión neurológica, incluso a las 2 semanas en caso de traumatismo cráneo-encefálico.

El daño cerebral adquirido desregula de esta manera el tono muscular, y la espasticidad se expresa según un patrón de decorticación (aproximación de hombro, triple flexión de extremidades superiores y extensión de las inferiores con equinismo), o de descerebración (extensión de todas las extremidades, con rotación interna de extremidades superiores).

El paciente con ictus ve disminuida su capacidad de equilibrio y marcha, la habilidad manual, de comunicación y deglución.

Etiquetas:

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies