Plazos y algoritmos

  • 26 Agosto, 2010

Hace años, en época universitaria, me sentí poderoso al oír hablar de los plazos.Los había para todo, fracturas, esguinces, cirugías,… y sentí que mis capacidades de previsión de evolución en las lesiones, de generar acertados pronósticos, serían infalibles.

2 semanas de experiencia profesional bastaron para advertir la enorme variabilidad en la evolución de la reparación de los tejidos, y aún más en la remisión del dolor, para con ello convencerme de mi error.
Meses después, y gracias a un amigo que estaba acabando medicina, con sus apuntes del MIR, conocí esos algoritmos de toma de decisiones tan venerados según los modelos biomédicos, que tanto asemejan a los paneles informativos de las líneas del metro.

El “ironman feeling” volvió a mi. Hice acopio de literatura, reconozco que fotocopié hasta lo infotocopiable (recién salido de la vida est
udiantil mis recursos no daban para más), y estudié esos caminitos hacia la toma de decisiones que llevaban de los signos A y B más el síntoma C, de forma indiscutible, a la conclusión patológica D, cuyo pronóstico (¡oh, más plazos!) era E, y cuya opción terapéutica era F (“F de fármaco, ¡qué cosas!), y, sólo a veces, algún G.
Si estos modelos parecían declararse tan exactos y útiles en casos como las infecciones por virus, los achuchones cardíacos, los cánceres y otros infortunios que mi amigo del MIR estudiaba con tenacidad, pensé que serían igualmente funcionales en los cuadros clínicos que, como fisioterapeuta, iba a encontrar en mi futuro profesional.
Pero entonces conocí a Paqui, una paciente con una fractura de Pouteau-Colles, indiscutiblemente quirúrgica según los algoritmos, e indiscutiblemente no operada según la evidencia y su testimonio, y la cosa empezó a tambalearse.
Volvió a hacerlo cuando leí la palabra “contractura” en 6 informes de pacientes con clínicas, según mi aún inexperto pero respetuoso juicio, increíblemente diferentes.
El tambaleo se tornó terremoto cuando advertí el brutal abuso del voltaren y el miolastan, ante toda dolencia músculo-esquelética.

Y la cosa se desmontó de forma irremediable cuando Jorge, un paciente intervenido de menisco hacía 2 años, entraba a mi consulta por primera vez con una cojera deplorable.
Algo fallaba, y me invitaba a ponerme las pilas.
Más que pilas, baterías y de las gordas, porque los astros que me circundaban parecían no ir a ponerme las cosas fáciles.
Ahí llegó la necesidad de invertir en estudio acerca del Razonamiento Clínico, de conocer los modelos biopsicosociales a la hora de comprender lo que acontecía en mis pacientes, de estudiar cómo funcionaban los mecanismos del dolor, de ampliar mis capacidades como administrador de movimiento terapéutico a los tejidos, y en general de olvidarme de palabras como patognomónico, y otros dogmas médicos antaño pilares de mi práctica clínica.
Quizás dentro de otros 15 años relate más cambios, pero al menos, de momento, estoy más tranquilo.
Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies