Dolor crónico y sistema inmune

  • 5 Abril, 2017
dolor cronico sistema inmune
El dolor crónico es capaz de reprogramar los genes del sistema inmune y del cerebro.
Esta es la conclusión del artículo Overlapping signatures of chronic pain in the DNA methylation landscape of prefrontal cortex and peripheral T cells publicado en la revista Scientific Reports.

¿Qué es el dolor crónico?

El dolor crónico es aquel que presenta un carácter intenso, que se mantiene en el tiempo, alterando la vida del individuo, que deja de tener una función protectora y que, por el contrario, deteriora la salud y las capacidades funcionales, convirtiéndose en fuente de sufrimiento y de discapacidad (Chapman 1994).

El dolor crónico no es un síntoma. Es una enfermedad en sí mismo. Un grave problema que afecta a muchas personas que no encuentran solución pese a las múltiples ofertas de tratamiento.

Los mecanismos detrás del dolor crónico incluyen múltiples niveles y sistemas. Entre ellos cobra especialmente relevancia el sistema nervioso central. Y, por lo que vamos descubriendo en los últimos años, el sistema inmune.

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmune es el encargado de reconocer la propio y diferenciarlo de lo ajeno. Es decir, pone en marcha respuestas ante aquello que considera peligroso para el organismo. Es un sistema encargado de mantener el equilibrio, la homeostasis. Es el encargado de protegernos, y de elaborar respuestas acorde ante amenazas.

Su función ya se ha relacionado con el dolor en otros contextos. Por ejemplo, al participar en la gestión de la inflamación. También es un componente relevante en el dolor radicular, una forma de dolor neuropático.

La investigación

Los investigadores canadienses del artículo anteriormente citado consiguieron mapear el ADN del sistema nervioso del cerebro y del sistema inmunológico de un grupo de ratas. Estos animales, frecuentemente usados en investigación, tiene un ADN con un 90% de similitud con el de los humanos. Encontraron con ello que cientos de miles de células habían cambiado su ADN cuando las ratas habían experimentado dolor crónico.

La interpretación del hallazgo es que el dolor crónico tiene importantes implicaciones en áreas corporales que clásicamente no se han asociado con él. Las células T, células del sistema inmune, parecen especialmente implicadas.

dolor cronico sistema inmune

 

Deja un comentario