Ejercicio físico y Diabetes Mellitus tipo 2

  • 14 Marzo, 2017
diabetes ejercicio

Ejercicio y Diabetes

Todos reconocemos las bondades de la práctica regular del ejercicio físico. De hecho, su prescripción es una de nuestras herramientas terapéuticas más utilizada en la clínica, donde desarrollamos sesiones de tratamiento basadas exclusivamente en ejercicio terapéutico.

La diabetes se ha convertido en una epidemia, particularmente la tipo 2

Las personas diabéticas constituyen uno de los colectivos a los que más puede ayudar la práctica de ejercicio. La diabetes mellitus tiene una gran prevalencia, particularmente la tipo 2. Una gran cantidad de población presenta prediabetes, situación en la que los niveles de glucosa en sangre están por encima de lo normal. En Estados Unidos se estima que uno de cada tres individuos nacidos a partir del año 2000 la desarrollarán.

La diabetes mellitus se caracteriza por el aumento de la glucosa sanguínea provocada bien por una deficiencia de insulina, por resistencia a la insulina o por ambos motivos. Entre las posibles consecuencias relacionadas con la diabetes, nos encontramos con una prematura mortalidad y morbilidad relacionada con patología cardiovascular, ceguera, patología renal, neural y amputaciones producto de una “glucosación” de los tejidos. 

Tanto actividad física como ejercicio físico van a tener efectos positivos sobre el control de la diabetes

A nivel coloquial utilizamos las palabras actividad física y ejercicio físico de manera similar aunque no significan exactamente lo mismo.

Mientras que la actividad física se define como el movimiento corporal producido por la contracción del músculo esquelético y que aumenta sustancialmente el gasto energético, el ejercicio físico se define como la actividad física realizada con la intención de mejorar la condición física.

Lo importante es saber que ambos van a tener un efecto positivo en la condición física, morbilidad y mortalidad del individuo diabético tipo 2.

Tanto la edad, la obesidad y la inactividad física son factores de riesgo en el desarrollo de la diabetes. Por tanto, el ejercicio y la dieta van a ser pilares básicos para su control. El uso de fármacos debe ayudar en el control de la enfermedad pero en ningún caso debería reemplazar los hábitos de vida saludables recomendados.

Beneficios del ejercicio físico en diabéticos

Entre los efectos del ejercicio o la actividad física científicamente probados nos encontramos los siguientes:

  • La contracción muscular aumenta la absorción de glucosa sanguínea en los músculos activos con mayor utilización a mayor intensidad lo que disminuye la concentración de glucosa en sangre.
  • La insulina activa las proteínas transportadoras de glucosa en el músculo, abre las puertas para que la glucosa entre al músculo. Sin embargo, la contracción muscular también puede activarlas, por lo que en pacientes diabéticos se puede aumentar la absorción de glucosa sanguínea mediante contracción muscular.
  • Los efectos del ejercicio aeróbico sobre la acción de la insulina variará en función de la duración, intensidad y la dieta posterior. No obstante, se ha demostrado que una sola sesión de ejercicio va a aumentar la acción de la insulina y la tolerancia a la glucosa entre 24 y 72 horas. Además, el riesgo de que se produzca una hipoglucemia asociada al ejercicio es mínima.
  • Los ejercicios de fuerza han demostrado disminuir los niveles de glucosa sanguínea en ayunas al menos 24 horas después del ejercicio. Dichos ejercicios van a aumentar la masa muscular lo cual repercutirá en una mayor absorción de glucosa sanguínea. Además el aumento de masa muscular contrarrestará los efectos de la la inactividad y el envejecimiento.
  • La combinación de ejercicio aeróbico y de fuerza parece ser más efectiva que el uso aislado de una de estas variantes en la mejora del control de la glucosa sanguínea.
  • Incluso con una semana de entrenamiento con ejercicio aeróbico se puede mejorar la sensibilidad sistémica de la insulina en pacientes diabéticos.
  • El ejercicio aeróbico puede reducir la presión arterial sistólica lo cual ayudará en el control de la hipertensión desarrollada en pacientes diabéticos.
  • La obesidad y la diabetes están íntimamente relacionadas y se sabe que la mejor fórmula para perder peso consiste en el control de la dieta, la realización de ejercicio regular y la modificación de comportamientos.
  • Se ha constatado que a mayor actividad y mejor condición física existe un menor riesgo de mortalidad por patología cardiovascular.
  • Un aumento de la actividad física y la condición física puede reducir los síntomas de la depresión.

Éstos son algunos de los beneficios del ejercicio en pacientes diabéticos. En la próxima entrada desarrollaremos las recomendaciones a la hora de practicar ejercicio. 

  • Colberg, S. R., Albright, A. L., Blissmer, B. J., Braun, B., Chasan-Taber, L., Fernhall, B., … & Sigal, R. J. (2010). Exercise and type 2 diabetes: American College of Sports Medicine and the American Diabetes Association: joint position statement. Exercise and type 2 diabetes. Medicine and science in sports and exercise, 42(12), 2282-2303.
  • Thent ZC, Das S, Henry LJ. Role of Exercise in the Management of Diabetes Mellitus: the Global Scenario. Baradaran HR, ed. PLoS ONE. 2013;8(11):e80436. doi:10.1371/journal.pone.0080436.

 diabetes ejercicio

2 comments on “Ejercicio físico y Diabetes Mellitus tipo 2

  1. Buen aporte, varios son los beneficios como bien dices; mayor metabolismo, mejorara de la sensibilidad de la insulina, activación de mecanismos insulinoindependientes… tanto para tipo 1 como tipo 2, el deporte se antoja necesario. Esperando tu siguiente entrada. Un saludo.

  2. pablogomezcontreras dice:

    Gracias! En breve publicaremos la siguiente entrada donde hablaremos de las especificaciones a la hora de prescribir ejercicio en pacientes diabéticos. Saludos

Deja un comentario