Síndrome de Dolor Regional Complejo

  • 31 enero, 2017

Diagnóstico del Síndrome de Dolor Regional Complejo

El síndrome de dolor regional complejo (SDRC) representa una situación de extrema complejidad fisiopatológica y clínica. Es una afección principalmente caracterizada por dolor, que afecta con más frecuencia a las manos o los pies. El SDRC también se conoce como algodistrofia, distrofia simpático refleja o causalgia.

Las razones por las cuales aparece un SDRC no son del todo conocidas. Los pacientes que desarrollan un SDRC presentan síntomas clínicos que ya no pueden ser explicados por el traumatismo inicial. Estos síntomas incluyendo dolor, síntomas sensoriales, motores y tróficos, y deterioro del control autonómico de la extremidad.

La complejidad fisiopatológica del síndrome hace improbable que los mismos factores influyan sobre diferentes pacientes con mecanismos fisiopatológicos tan diferentes detrás de su SDRC. Lo que está claro es que sufrir dolor de carácter muy intenso en un proceso patológico suele estar presente como precedente del SDRC.

El dolor de mucha intensidad es tanto factor de riesgo como factor pronóstico del Sindrome de Dolor Regional Complejo

Estos síntomas pueden propagarse distalmente. Suelen cambiar a lo largo del curso del SDRC como resultado de una fisiopatología variable. El diagnóstico se hace clínicamente después de la eliminación rigurosa de otras posibles causas. De hecho, el criterio del diagnóstico diferencial es fundamental antes de plantear el SDRC. Requiere descartar situaciones clínicas como la cicatrización demorada, neuralgia post-traumática, neuropatía de fibra fina, fractura inestable, síndrome de desfiladero escapulo-torácico… La gammagrafía ósea es una herramienta útil para confirmar el SDRC.

En estadios agudos prevalecen los síntomas inflamatorios, que pueden tratarse con agentes antiinflamatorios (esteroides). En estadios más avanzados, muchos síntomas están relacionados con la neuroplasticidad central. Los síntomas incluyen hiperalgesia, pérdida sensorial, síntomas motores, alteración de la percepción corporal, síntomas autonómicos, actitud de evitación del movimiento…

Es especialmente llamativo y relevante el fenómeno de pseudonegligencia. La heminegligencia se caracteriza por:

  • distorsión percepción del miembro
  • sentimiento de hostilidad hacia el miembro
  • enajenación del miembro
  • disfunción propioceptiva

Tratamiento del Síndrome de Dolor Regional Complejo

El tratamiento del SDRC es multidisciplinar. Requiere un trabajo en el que todos los profesionales y familiares implicados, y por supuesto el propio paciente, hablen el mismo lenguaje. La educación es la herramienta fundamental.

La fisioterapia es la base del tratamieno del Síndrome de Dolor Regional Complejo

La terapia física, las imágenes motoras graduadas y la exposición al dolor / exposición gradual en terapia in vivo pueden ayudar a superar la reorganización central. Los fisioterapeutas buscamos que el paciente vuelva a integrar su miembro en su esquema corporal. Hacemos que lo reincorpore a sus funciones. Re-entrenamos secuencias motoras, administramos la carga de forma progresiva, enseñamos para retomar los patrones normales de movimiento, ayudamos a discriminar las sensaciones y mejorar la percepción del miembro…

Si una comorbilidad mental relevante está presente, el paciente debe ser referido para tratamiento psicoterapéutico.

El tratamiento invasivo debe limitarse a casos especiales, y sólo se ofrece después de la evaluación psicosomática.

Una reciente revisión sistemática ofrece un panorama actualizado del tratamiento del SDRC. Si se siguen estas recomendaciones, algunos investigadores sugieren que el pronóstico del SDRC no es tan pobre como se supone comúnmente.

síndrome dolor regional complejo

Deja un comentario