Natación saludable: modificación de estilos

  • 29 septiembre, 2016
estilos natacion osteon

Ejercicio en el medio acuático

El medio acuático no es el idóneo para el ejercicio terapéutico.

Vivimos en un medio terrestre. La fuerza de la gravedad nos hace pesar. Es improbable que el ejercicio en un medio que reduce o anula esta fuerza sea el idoneo cuando buscamos progresar en ejercicios para normalizar la función. Porque la mayoría de las funciones humanas se desarrollan fuera del agua. Si tuviésemos el salón inundado, o una trompetilla en la cabeza como los snorkel, otro gallo cantaría. Pero, afortunadaente, no es lo habitual.

No obstante, en determinadas circunstancias clínicas, los fisioterapeutas optamos por recomendar ejercicios en el medio acuático. El efecto desgravitador puede ser uno de los recursos que aprovechamos. También el peculiar tipo de resistencia que la masa de agua ofrece al movimiento. La flotación es otra opción a rentabilizar al utilizar ejercicio terapéutico acuático.

En esta página podéis encontrar algunas sugerencias de ejercicios recomendados para pacientes en los que el ejercicio acuático está indicado, por ejemplo dentro de unas progresiones de estabilización funcional lumbo-pélvica.

 

Modificación de los estilos de natación

Hace años, Valero Blasco y yo desarrollamos un temario de Actividades Acuáticas Terapéuticas. Algunas publicaciones, cursos, y programas desarrollados en instalaciones deportivas surgieron de dicho temario.

Dentro de este temario, desarrollamos los principales recursos que el medio acuático nos ofrece, y uno de ellos son los ejercicios basados en desplazamientos acuáticos. Con ello hacemos referencia a aquellos en los que la propulsión se va a desarrollar a partir de las superficies propulsores de miembros superiores e inferiores, evolucionando por el agua en varias posiciones (horizontal, sentado…). En estas actividades nadadas se prescinde de los apoyos en el suelo o bordes del vaso. Requieren un considerable dominio del medio acuático y una profundidad del vaso suficiente para permitir los movimientos.

Incluimos entre ellos los ejercicios basados directamente en los estilos de la natación deportiva, y los ejercicios basados en desplazamientos inespecíficos.

Esta entrada está dedicada al primer grupo de desplazamientos.

 

Ejercicios basados en los estilos de la natación deportiva

Los ejercicios basados en los estilos practicados en el marco de la natación deportiva (libre – crol, espalda, braza y mariposa) pueden utilizarse con fines terapéuticos. Cada estilo en particular, incluyendo los ejercicios analíticos para su aprendizaje, debe ser particularmente estudiado para conocer sus indicaciones dentro del programa de actividades acuáticas terapéuticas. Vamos a revisar las peculiaridades a observar en los diferentes estilos para prevenir un posible efecto perjudicial y asegurar su adaptación a un contexto terapéutico.

Crol

El estilo libre o crol, generalmente el más conocido y practicado por los pacientes, es útil a la hora de programar un entrenamiento aeróbico. Los aspectos generales a observar para evitar que la práctica prolongada del nado crol ocasione molestias son:

  • Mantener una postura alineada de los segmentos corporales, evitando hundir excesivamente la pelvis o llevar la cabeza demasiado alta o baja.
  • Realizar un correcto (si fuera necesario exagerado) rolido (balanceo en el eje longitudinal) . Con ello evitamos:
  • Realizar una rotación cervical excesiva para permitir la respiración.
  • Una desfavorable posición de partida del hombro al inicio del recobro aéreo, que pronuncia el atrapamiento del espacio subacromial (impingement).
  • Aplicar un ritmo de respiración bilateral (cada tres o cinco brazadas), para evitar el vicio hacia un solo lado que puede llevar a la descompensación.
  • Evitar las extensiones y rotaciones cervicales excesivas e innecesarias al respirar.
  • Asegurar una batida de pies efectiva, más por su función equilibradora de la postura durante el nado que por el aporte propulsivo.

Dentro de los ejercicios relacionados con el estilo crol, utilizados en la práctica deportiva o en el aprendizaje del estilo, cabe destacar:

  • Los virajes requieren y trabajan la coordinación, la flexibilidad y el control de la respiración, estando muy indicada su práctica.
  • El pull-boy entre las piernas en los ejercicios analíticos de brazos generalmente reduce la función equilibradora del los miembros inferiores, lo que condiciona una irritante hipermovilidad en la zona lumbopélvica y dorsal, con el consiguiente sufrimiento de esta zona. Lo más prudente es evitar este tipo de ejercicios.
  • Los ejercicios de pies con la tabla en las manos y los brazos extendidos delante de la cabeza suelen cursar con una hiperextensión lumbar. Una posibilidad para prevenirlo es acentuar la flexión del cuello (sumergiendo la cara a mayor profundidad) o colocar el material auxiliar de flotación en la zona abdominal, induciendo en ambos casos una hipolordosis lumbar.

Espalda

El estilo espalda es el más sugerido, quizá de forma demasiado generalizada, para los problemas de columna. Lo cierto es que es poco frecuente observar una correcta ejecución del mismo; lo más usual es que esta recomendación lleve a los pacientes a intentar evolucionar de forma tortuosa sobre el medio acuático, en una posición dorsal que les resulta fastidiosamente agotadora.

Para indicar el nado espalda, como con cualquier otro ejercicio, es necesario confirmar que el paciente conoce y controla técnicamente el estilo, ya que en caso contrario los riesgos superarán el posible beneficio.

Los aspectos a atender en un correcto y saludable estilo espalda son:

  • La posición de la cabeza debe presentarse relajada, sin exagerar ni la flexión ni la extensión, siendo recomendable el término medio con una posición de doble papada (intentar meter el mentón hacia atrás manteniendo el cuello erguido).
  • La posición de la pelvis debe mantenerse cerca de la superficie, pero sin un esfuerzo añadido por parte de la zona lumbar para sacar a flote el abdomen.
  • El rolido debe ser suficiente para una correcta acción de los miembros superiores.
  • La respiración debe seguir un patrón rítmico y relajado, para evitar un estado de tensión muscular que tendrá una influencia negativa sobre la flotación, la ejecución armónica de los movimientos y la relajación general del paciente. Resulta útil sincronizar los momentos respiratorios con las brazadas con una cadencia que resulte cómoda (normalmente completando un ciclo respiratorio en cuatro brazadas).
  • Los ejercicios analíticos de propulsión de brazos sin acción de los miembros inferiores, como pasaba en crol, están contraindicados.

Braza

La braza, contrariamente a lo que ocurre con la espalda, es el estilo del que todos advierten huir a la hora de utilizar la natación con un objetivo terapéutico. La forzada postura en que se desempeñan los movimientos, y el alto grado de extensión lumbar al que se llega en la fase previa al recobro de brazos, recomiendan dejar un poco de lado este estilo natatorio. La batida de piernas presenta a su vez perjuicios sobre la rodilla, que sufre reiterados bostezos en su cara interna.

Cabría hacer una salvedad; la acción de brazos de la braza es la menos traumática para los hombros, y de hecho está indicada en el tratamiento de muchas omalgias.

Mariposa

El estilo mariposa, así como los ejercicios destinados a su aprendizaje, requieren mucha fuerza, flexibilidad y coordinación. En principio, sólo en algunos casos aislados (conocimiento previo de la técnica, paciente joven y con un síndrome poco acentuado…), vamos a poder indicar el uso de este estilo con fines terapéuticos.

La violencia del gesto natatorio obliga a contar con un nivel de forma física considerable, que raramente vamos a encontrar en los pacientes, lo que sugiere relegar la mariposa al marco de la natación deportiva. Aún así, en caso de optar por aplicarla, huiremos de los ejercicios en que aislamos la función de miembros superiores, o aquellos en que se pronuncie en exceso y durante mucho tiempo la ondulación característica de este estilo.

natación saludable estilos natacion osteon

 

Deja un comentario