Razones para que duela el tendón

  • 7 julio, 2016
tendinosis aquilea tendinitis osteon

Tendinopatía y dolor en el tendón

Una de las estructuras anatómicas cuya fisiopatología más discrepancia lleva consigo es el tendón.

La discapacidad resultante a una tendinopatía, mal llamada tendinitis, en otros momentos llamadas tendinosis, llega a ser grande. En las diferentes fases de la evolución de la afectación del tendón, el dolor, hinchazón y la impotencia funcional llegan a ser importantes.

Clásicamente se ha atribuido a causas periféricas el dolor del tendón. La inflamación ha sido uno de los mecanismos más estudiados. La inflamación es uno de los mecanismos cuya participación es primordial en la mayoría de procesos de dolor musculoesquelético. Quizás por ello se ha inferido al tendón tal fisiopatología, aunque hallazgos histológicos sugieren más bien un proceso degenerativo de toda la matriz del tendón.

La tendencia a la cronicidad de la patología tendinosa es grande, algo que nos hace pensar que los cambios degenerativos del tendón son muy relevantes, y que el manejo de estas disfunciones no es precisamente acertado.

El dolor, en sus etapas iniciales, parece relacionarse con procesos periféricos, como la inflamación neurogénica, mediada por péptidos vasoactivos liberados por el propio sistema nervioso periférico, como la sustancia P y el CGRP (péptido relacionado con el gen de la calcitonina). Pero, en etapas más evolucionadas, los mecanismos del dolor parecen acercarse más a otros procesos no tan relacionados con la propia salud tisular del tendón, y más con una gestión maladaptativa de la información por parte del Sistema Nervioso Central.

Procesamiento Central del Dolor en Tendinopatía

Un reciente estudio investigó la presencia de una alteración en el procesamiento central de dolor en pacientes con tendinopatía de Aquiles. Para ello utilizaron como herramienta de evaluación la medición de la modulación del dolor condicionado (CPM).

¿qué es el CPM? El sistema nervioso central se encarga de la modulación endógena del dolor a través de mecanismos de facilitación y de inhibición. De esta capacidad de modulación surgen las diferencias individuales en la percepción del dolor. El CPM se utiliza para examinar la eficacia de las vías descendentes en la modulación del dolor. Su fundamento es que la aplicación de un estímulo nocivo ‘condicionado’ típicamente resulta en la inhibición del dolor por un estímulo en pruebas posteriores. El CPM cuantifica, por tanto, la diferencia que se produce en la intensidad del estímulo necesaria para evocar dolor, antes y durante la aplicación de un estímulo condicionado.

Los autores demostraron que efectivamente, el procesamiento central del dolor está alterado en pacientes con tendinopatía aquilea. Concluyeron con ello que, estando alterada la modulación central del dolor, el examen clínico de las personas con tendinopatía de Aquiles debería incorporar técnicas de evaluación para identificar todos los mecanismos del dolor contribuyentes, y no sólo la salud tisular del tendón o la nocicepción.

Tal como ocurre en pacientes con condiciones de dolor crónico y generalizadas, tales como la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica, sería lógico revisar la farmacoterapia y muchas de las modalidades de tratamiento actuales dirigidas a los pacientes con “tendinitis crónica”, y considerar un enfoque más considerado y dirigido al sistema nervioso central.

 

tendinosis aquilea tendinitis osteon

 

Br J Sports Med. 2015 Dec 23. pii: bjsports-2015-095476. doi: 10.1136/bjsports-2015-095476. [Epub ahead of print] Central pain processing is altered in people with Achilles tendinopathyTompra N1, van Dieën JH1, Coppieters MW2.

 

 

Etiquetas: , ,

Deja un comentario