La delicada rehabilitación de la mano

  • 26 mayo, 2015
mano quirurgica osteon carlos lopez cubas

Delicada

La mano es un área de nuestra anatomía especialmente delicada. Hay quien se refiere a ella como la representación física de la inteligencia humana, algo así como la culminación del desarrollo evolutivo del ser humano. Su versatilidad funcional es enorme, y no sólo por la cantidad de gestos en los que participa, sino por la relevancia y necesidad del cumplimiento de dichas funciones en el día a día.

Elegante

La variedad y fineza de sus movimientos, sumado a su sofisticada capacidad sensitiva, hacen de la mano un órgano en el que toda minucia cuenta. Zonas de la piel con la sensibilidad alterada (hipoestesia, alodinia,…) o áreas que responden a los movimientos o prensiones con inusual mecanosensibilidad neural, que en otras localizaciones podrían pasar desapercibidas, en la mano cobran importancia a un elevado nivel, y su resolución nos plantea a los fisioterapeutas un reto inexcusable.

Lenta

Los plazos que dedicamos a la rehabilitación de las cirugías y lesiones de muñeca y mano suelen ser dilatados en el tiempo. Razones vasculares, y de respeto a la correcta cicatrización, hacen que las inmovilizaciones deban ser minuciosamente respetadas. Las cirugías de tendones mal atendidas, por la premura o la ignorancia, suelen fracasar en penosa respuesta a negligentes maniobras de movilización sobre procesos que requieren la paciencia dictaminada.

Precisa

El control neuromotor de la muñeca y de la mano posibilita la adecuación de las posiciones, movimientos y desarrollo de fuerza y equilibrio entre las estructuras anatómicas que las componen. Hasta las más mínimas inestabilidades entra las articulaciones acaban determinando presentaciones clínicas que imposibilitan hasta los más nimios gestos.

Funcional, funcional, funcional 

La función es la premisa fundamental, siempre, en la rehabilitación de la mano. Raoul Tubiana dijo hace ya años que la mano es lo que da sentido a la extremidad superior, en tanto que un brazo sin mano es como una grúa sin el gancho. De nada sirve la conformidad al trabajar la reeducación de una mano.

Un área tan peculiar requiere nuestro más atento saber hacer.

 

mano quirurgica osteon carlos lopez cubas

Deja un comentario