El hombro del jugador del rugby

  • 13 febrero, 2015
rugby hombro osteon

Recientemente ha pasado por osteon un jugador de rugby con una luxación de hombro.

rugby hombro osteon

Ha habido una inmovilización inicial (poco que me gusta, pero había que respetar otros criterios), movilización activa asistida progresiva, técnicas de control motor (serrato anterior, discinesia escapular, cadenas cerrada y abiertas de movimiento de extremidades superiores,…), vendaje de McConnell para intentar ayudar a la estabilidad glenohumeral (esto creo que no llegó a funcionar demasiado bien), tratamiento del contexto miofascial (un pectoral mayor y subescapular rebeldes, sobre todo), reeducación de gestos deportivos (aún siento cierto miedo al recordar el ensayo del placaje con mi cuerpo serrano como víctima), platos inestables mientras le lanzaba pelotitas para recoger y devolver con el brazo afecto en diferentes posiciones y velocidades,…

Vamos, administrando la educación, terapia manual y ejercicio terapéutico como he considerado oportuno.

Y todo ha ido bien, campeón de España creo que ha sido este fin de semana.

¡Qué original, una entrada para felicitarme de lo bien que ha ido!

Pues no, precisamente no van por ahí los tiros. Más bien al revés. Y es que podría estar satisfecho con el trabajo bien hecho si la cosa hubiese respetado los plazos establecidos, acortándolos incluso un poquito dentro de lo razonable. Pero lo curioso es que todo ese trabajo se ha realizado… ¡en 2 semanas! Aún estoy sorprendido de la velocidad a la que este jugador, de 16 años si mal no recuerdo, y todo un portento físico, eso sí, ha evolucionado.

A veces estas cosas ocurren, en pacientes con una condición física y una capacidad de reparación impresionante. Igual en este caso la edad y las ganas de estar en activo han ayudado. Pero lo cierto es que a mi personalmente me incomodan, al no entender bien qué ha ocurrido por ahí, y me hacen poner en duda la valoración inicial (en este caso inequívoca por varias partes) y, como no, el valor de los plazos preestablecidos de reparación y curación de lesiones.

Mucho por aprender,… aunque, mientras tanto, si las sorpresas son de estas, bienvenidas sean todas.

 

Deja un comentario