Ejercicio propioceptivo de “pie corto”

  • 3 diciembre, 2014

Son múltiples las situaciones en las que reeducar la capacidad propioceptiva del tobillo y el pie constituye una diana de nuestro tratamiento.

Las posibilidades son múltiples, desde el uso de plataformas inestables, planos deslizantes, terrenos deformables o deformados,…

Las razones por las que seleccionamos unas u otras maniobras, en uno u otro momento, o graduadas de una u otra forma, son también múltiples, pero en general se relacionan con la naturaleza, gravedad e irritabilidad del trastorno del paciente, y del estadio evolutivo del mismo.

Por ejemplo, ayer por la mañana comencé con un paciente a trabajar la propiocepción del pie, estimulando la contracción de la musculatura intrínseca, la encargada de mantener y controlor los arcos del pie. En concreto, utilicé la maniobra de “pie corto”, un ejercicio funcional que se ha llegado a denominar el “foot core” (sobre todo por aquellos que hablan del “trunk core” para referirse a la estabilidad funcional lumbopélvica), y que se lleva a cabo con el peso soportado sobre el pie.

ejercicio de pie corto osteon alaquas carlos lopez cubas

Con el pie en el suelo, el pie activamente se “acorta” mediante el uso de los músculos intrínsecos del arco para tirar de la bola del pie hacia el talón, levantando con ello el arco. El ejercicio se gradúa con un aumento progresivo de peso sobre el pie: sentado, de pie, apoyo unipodal. Estos ejercicios mejoran significativamente la fuerza muscular, reducen el colapso del arco longitudinal y mejoran la propiocepción y capacidad de equilibrio.

Especialmente indicado para aquellos corredores con pies aplanados y susceptibles a la inestabilidad.

Deja un comentario