No es lo mismo

  • 18 febrero, 2013

Creo que, actualmente, todos los fisioterapeutas somos conscientes de que la práctica basada en la evidencia científica se plantea como una de las más anheladas metas de nuestra profesión. Pero no somos tan crédulos como para presumir de un correcto y aunado encaminamiento al respecto. Queda mucho por hacer, y de momento, aunque no conformarnos, sí podemos disfrutar de la capacidad de una fisioterapia informada en la evidencia.

investigate

De lo que sí debemos ocuparnos, y eso urge, es de cribar el grano de la paja, y no dejarnos engañar por términos de cercana fonética, pero que desde luego no son lo mismo que aquello a lo que nos referimos.

  • Fisioterapia basada en la Creencia, en la fe que mueve montañas, sobre todo cuando esas montañas sólo existen en la imaginación del practicante, en esa seguridad asentada cómodamente en lo, afortunadamente para ellos, inexplicable, irrefutable por tanto con el raciocinio, y libre así de sufrimiento en la discusión.
  • Fisioterapia basada en la Exigencia, en la necesidad de ajustarse a protocolos impuestos, e indicaciones en ocasiones injustificadas, por parte de otros profesionales (cuando las indicaciones son incompletas, incorrectas, o avaladas por intereses lejanos a la buena praxis), o a veces incluso del paciente que, animado por aquello que rezan los carteles en las panaderías, intenta convencernos de que como cliente siempre tiene la razón.
  • Fisioterapia basada en la Tendencia, la fisioterapia de moda, la que gusta a profesionales dados al espectáculo, y a pacientes gustosos de diferenciarse, y despuntar nombrando a su fisioterapeuta molón en las reuniones sociales.
  • Fisioterapia basada en la Experiencia, en el “a mi me funciona”, propio y ajeno, que endulzado en términos como evidencia clínica, o más directamente empirismo, muchas veces es el único motor de las estrategias terapéuticas seleccionadas.
  • Fisioterapia basada en la Videncia, la magia, la chafardera potestad del que todo lo ve, el eterno pronosticador de la bondad de sus actos, que transmite su convencimiento en los buenos resultados por venir como única herramienta sanadora.
  • Fisioterapia basada en la Eminencia, en los gurús que tanto han poblado nuestra profesión, aceptando su potencial incontestabilidad, con el peso del nombre por bandera.
  • Fisioterapia basada en la Ascendencia, reflejada en esas estirpes que, cual personaje de Noah Gordon y su transmisible don, creen poder justificar su supremacía en base a la fama adquirida por los predecesores de vínculo sanguíneo, los niños de papá de la fisioterapia acomodados en esta especie de Fisioterapia basada en la Eminencia Congénita.

Yo, sin dudar, y sobre todo tras releer las barbaridades que he escrito, me quedo con la fisioterapia informada en la evidencia.

Etiquetas: ,

13 comments on “No es lo mismo

  1. samuel dice:

    Buenas Carlos, sigo leeyendo tu blog aunque haga tiempo que no comento nada,pero hoy me siento en la necesidad de decir algo, me parece correcto practicamente todo lo que dices en esta entrada, sobre todo la fisioterapia basada en la evidencia, pero aun asi todos los fisios que seguimos esta rama de actuacion no estariamos metidos tambien en un sector sectario en el que no vemos nada mas haya de esto??’ Yo llevo poco tiempo comparado contigo como fisio, pero la poca experiencia que tengo en este tiempo me ha hecho ver que no solo en esta profesion esta la evidencia, poco a poco cada uno en su trabajo va adquiriendo una forma propia de trabajar con sus pacientes y eso creo que hace que no sea del todo protocolario esta profesion. Respecto al punto que pones de fisioterapia basada en la experiencia, que hay de malo?? tal vez no sea del todo ciertas tecnicas o cosas que le decimos al paciente 100% cientificas o basadas en la evidencia, pero si hacen mejorar al paciente ¿no es lo que queremos?, ¿no es nuestro objetivo? ¿no hablamos en distintos cursos de placebo o expectatibas a los pacientes??, Creo que ultimamente hay una tendencia a criticar el trabajo entre profesionales no solo del mismo sector , si no del sector salud, medico, enefermeros..etc, creo que nada en esta profesion y este mundo es mejor una cosa u otra, la dibersidad es lo que hace mejorar, la experiencia , el intercambio de opiniones y sobre todo saber escuchar, aprender e intentar mejorar, pero sobre todo que nuestros pacientes mejoren y si hablan de ti porque has disminuido su dolor, para mi es una recompensa por un trabajo bien hecho, desde mi punto de vista.Creo que hay cosas que se escapan de los ojos de la ciencia y a veces no hay que girarles la cara. un abrazo

    1. Carlos López Cubas dice:

      Agradezco tu comentario, de hecho la entrada tiene un claro componente de provocación a ello.
      Los 3 pilares de los profesionales de la salud según Gartland son la comunicación interpersonal, los conocimientos y la experiencia, algo en lo que estoy completamente de acuerdo.
      Ahora bien, el “eso a mi me funciona” es lo que critico, sobre todo cuando es la única base de la praxis del profesional.
      Y, al respecto de la tendencia a criticar, siempre y cuando sea constructiva, me encanta. La crítica destructiva es, por inutil, deleznable siempre.

      1. samuel perez del camino fernandez dice:

        Estoy totalmente de acuerdo,pero tal vez tu me puedas ayudar o explicar porque esa tendencia de los fisios a buscar la mejor terapia respecto a otras? ya te digo que veo unas vertientes muy radicales por parte de todos, que si mejor esto,que si mejor lo otro y creo que no es el.camino, o simpre a sido a si o me estoy dando cuenta ahora,pero creo que se debe empezar a trabajar en conjunto,y dar criticas constructibas pero tambien aceptarlas.

        1. Carlos López Cubas dice:

          El radicalismo siempre es negativo.
          Ahora bien, hay una cantidad de pseudociencia y porquería en nuestra profesión de tal calibre, que una posición respetuosa por y para todo es inviable. La fisioterapia está en un momento de cambio progresivo pero rápido, y hay tantísimos intereses en que muchas cosas no cambien que, el lastre que suponen, no se despega ni a golpes.
          No es cuestión de destruir, sino de cribar para reforzar la profesión, que históricamente ha sido demasiado permisiva.
          Es, por supuesto, mi opinión.

        2. Arturo Such dice:

          Hola Samuel,

          el buscar la mejor terapia respecto a otras es lo que hace la ciencia, en todas sus variantes. El objetivo no es despreciar nada ni a nadie, sino mejorar la calidad asistencial.

          El objetivo último de las distintas investigaciones no es desarrollar un método válido de tratamiento, sino uno que supere en resultados y fiabilidad a los ya existentes. Los criterios de valoración dependen (coste-efectividad, efectividad, fiabilidad…) de diversos factores, de manera que ante diferentes circunstancias nos decantaremos por diferentes metodologías.

          Por otro lado, el que se desarrolle una metodología superior no invalida las ya existentes, puesto que como bien dice Carlos, los conocimientos no lo son todo en salud, la experiencia y comunicación son igualmente importantes.

          De acuerdo en que el radicalismo no es una opción, como tampoco lo es el no mantenerse informado de los nuevos conocimientos, con espíritu crítico y constructivo. Estamos en un momento de cambio, quizá en fisioterapia más rápido que en otras profesiones sanitarias en las que este debate ya tuvo lugar, y hay intereses tanto en que haya como en que no se produzca el cambio

      2. Montserrat Ruiz-Olivares García dice:

        Hola Carlos, estoy de acuerdo con lo que dices, pero me gustaría añadir algo…Cuántas veces en nuestra práctica profesional hacemos un no sé qué, y el paciente mejora. Por eso propongo cambiar el “a mi me funciona” por “a mi me funcionó eso, en ese momento y con ese paciente”

    2. villovi dice:

      Me parece un debate muy interesante. ¿Cual es verdaderamente el objetivo del fisioterapeuta y a qué precio? ¿Es lícito cobrar una “sesión placebo”, por ejemplo? Yo soy partidario de exigirnos al máximo como profesionales sanitarios que somos. Tenemos una gran responsabilidad con nuestros pacientes por lo que debemos trabajar lo mejor posible. Y eso implica que debemos, como dice Carlos, hacer una criba de qué es y que no es fisioterapia, por ejemplo. La experiencia bien conducida es una muy buena compañera de viaje pero, ¿crees que todos los fisioterapeutas con experiencia son buenos profesionales? He asistido a jornadas donde hablando con algún ponente reconocía que no tenía objetivado ningún parámetro y que la “efectividad” de su trabajo se medía en base a la satisfacción del paciente con el tratamiento. ¿Sería correcto esto? Sabemos que existe mucho “vendehumo” que con su cuidada oratoria es capaz de convencer al crédulo sin mucho más que palabrería y supuestas buenas intenciones. ¿Es lícito?

      Tenemos que apostar por la evidencia porque no hay otra forma de demostrar que nuestro trabajo es mejor que el paso del tiempo. Necesitamos desechar todo lo que no ha sido capaz de demostrar que no es mejor que un placebo en estudios correctamente realizados. Otra cosa es que la evidencia y la fisioterapia tengan una relación cuanto menos complicada. Intentar aplicar un placebo que simule una actuación fisioterapéutica tiene el inconveniente que no deja de ser un estímulo y que por tanto se hace difícil una correcta diferenciación, por eso no creo que tengamos suficiente cuerpo de conocimientos actualmente como para apostar por la fisioterapia basada en la evidencia pero sí por la fisioterapia informada en la evidencia.

      Respecto a esas presuntas peleas de bandas entre qué técnica es mejor, obviamente es un debate estéril en cuanto que es harto difícil demostrar la eficacia de un tratamiento respecto a un placebo y el curso natural de la enfermedad con lo que intentar enfrentar abordajes queda lejos…

      En resumen, creo que debemos apostar por actuaciones informadas en la evidencia bajo un razonamiento clínico y sobre la experiencia del fisioterapeuta.

  2. Carlos dice:

    Hola Samuel.

    Tu reflexión me la hago cada día desde hace años. Y entiendo perfectamente tu punto de vista porque en su momento, yo mismo pensaba así.

    Sólo te dejo un comentario, para que pienses en ello.

    Hace unos años, te matriculaste en una carrera de las llamadas “ciencias de la salud”. Encuentro incoherente plantearte ahora que la metodología básica en ciencia es, nada menos que un radicalismo. Una incoherencia en la que mucha gente ni ha caído.

    Quizá lo que falla es nuestra perspectiva, ya que hemos bebido de la fisioterapia basada en la tradición y en la eminencia, hemos desarrollado vínculos personales con estos conocimientos adquiridos en una época temprana (las ideas afianzadas a los 19 años son difíciles de cambiar, y si te han costado un dineral, más), y con el tiempo la posición obvia es la defensiva, cuando a uno le empiezan a apabullar con papers. Nos ha pasado a casi todos.

    Tranquilo. Con el tiempo mejora.

    Un abrazo

    Carlos.

    PD: en serio, ahora es incómodo, pero te acostumbrarás.

  3. jorge_ze dice:

    Creo que algo que puede ayudar al discurso de Samuel, es la “Evidencia Clínica”, que nunca debe ser amparo de pseudociencia.

    La experiencia, nos hace Experts, es decir, expertos en Fisioterapia, por tiempo, práctica, estudio, etc, y eso nada tiene que ver con el “a mi me funciona”.

    1. Fisiostyle dice:

      Es cierto que la “evidencia clínica” no la podemos poner a la altura de pseudociencia.
      Pero ciertamente una persona que no se sigue formando según los resultados que obtienen los compañeros alrededor del mundo (evidencia científica), mediante las metodologías más estrictas (para saber si es lo que describen exactamente es lo que tiene mayor efecto terapéutico), nunca podrá llegar a saber si lo que él hace por el paciente es la mejor terapia que podría aplicar, como ese terapeuta cree que ya hace lo correcto porque no conoce nada más, estará estancado siendo un ignorante, pasandole síndromes clínicos por delante que jamás podrá diagnosticar.

      Tengo una entrada en referencia al tema mucho más básica que la de Carlos (que va más allá y más a saco 😉

      Saludos!!!

  4. osteobcn dice:

    Para dar otro punto de vista y sumar al debate…

    El “a mi me funciona” por si solo no es aceptable, especialmente y como bien dices, si esta es la base de todo el abordaje clínico. No obstante, bajo mi opinión, haces muy bien de hablar de FT informada en la evidencia (y destaco el término “INFORMADA” para alejarme del “BASADA”)

    Porque a la luz de lo que creo quiere transmitir Samuel y como la naturaleza de nuestro colectivo es ser extremista, empieza a crecer la fe ciega en el p valor. Pasamos del “a mi me funciona” al “pq hubo significación estadística” (en un solo ensayo, con una n ínfima, no repetido nunca y con grandes deficiencias metodológicas). No hace falta repasar los conceptos de validez interna y externa pero hay que contar siempre con ellos cuando tomamos la ciencia como base de nuestras intervenciones

    Por eso, el término “informada”, me parece muy acertado. Ya no vale no estarlo, pero hay que ser crítico también con esa información y no negarle a la experiencia su importancia en el razonamiento clínico (que no lo has hecho, solo lo reitero)

    Esto tambien lo enlazo con el pequeño debate que tuvimos por twitter hace escasos días con @villovi_fisio En el que se destacó la lejanía existente entre la investigación y la clínica en muchas ocasiones.

    En definitiva creo que una buena intervención tiene que estar cocinada con varios ingredientes mezclados en su justa medida. La base debe ser la ciencia, pero si no sumas condimentos, el plato queda soso o a veces incomible

    Enhorabuena por la entrada

    Un Saludo

    1. samuel dice:

      Muchas gracias osteobcn, porque creo que has cojido lo que tal vez no he explicado tan bien, soy fisioterapeuta que basa su trabajo en evidencia cientifica y en la practica clinica, solo digo que si solo se ve un camino, por muy cientifico que sea, solo ves uno yy como bien dices La base debe ser la ciencia, pero si no sumas condimentos, el plato queda soso o a veces incomible.
      FISIOSTYLE, creo que la gran mayoria de los que comentamos en este blog ,seguimos formandonos en cursos con evidencia cientifica, pero una pregunta ¿ tanta evidencia que hablas y llamas ignorantes a los que tu cres que lo son, ¿siempre en tu vida has resuelto todos los casos que te han venido a tu clinica? a pesar de lo bien formado en evidencia que pareces estar, si es asi, me quito el sombrero ante ti y tal vez a partir de ahora dejemos de buscar y acudamos a un nuevo dios todo poderoso llamado…….
      De ese radicalismo es el que hablaba, nada mas, sin decir que no ha la evidencia, sin decir que no a los nuevos pensamientos, sin decir que no a nada que pueda aportar algo a esta ciencia, simplemente que si se quiere mejorar en algo se debe de tener la mente abierta y no solo con una idea. Tu como ves la botella medio vacia o medio llena??? yo veo las dos.

  5. Interesante entrada y comentarios.
    Mi opinión es que en las últimas décadas han aparecido multitud de métodos, conceptos y técnicas (“informados” en la evidencia, basados en la experiencia, en la creencia o la videncia, etc) que en vez de hacernos avanzar como colectivo solo han conseguido separarnos. Y es que gran parte de nuestras actuaciones son “accidentalmente” efectivas pese a estar basadas en hipótesis teóricas infundadas. Y es que los tratamientos pueden tener y tienen efectos por razones diferentes a las que cree el terapeuta.

Deja un comentario