Cómo tratar al paciente con dolor

  • 10 diciembre, 2012
Tratar al paciente con dolor Carlos López Cubas

El tratamiento del paciente con dolor crónico, desde el punto de vista de la fisioterapia, requiere un considerable cambio de enfoque. Gran parte de las técnicas que utilizamos en el día a día de nuestra práctica clínica, deja de estar indicada si no respetamos un minucioso examen de los mecanismos de dolor en marcha en nuestro paciente.

En la ponencia del video que os presento, correspondiente a mi participación hace unas semanas en las VIII Jornadas para la Áctualización Profesional, desarrolladas en Soria y organizadas por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Castilla y León, y en las que compartí mesa y funciones con Arturo Goicoechea, intenté desarrollar algunas ideas relevantes al respecto.

El guión de la ponencia, respeta en su inicio la premisa de un reconocimiento previo de los indicadores del mecanismo de dolor predominante en nuestro paciente. En la charla revisamos las cogniciones maladaptativas más frecuentes en los pacientes con dolor crónico, con una aproximación a su abordaje, y hablamos de la educación como herramienta indispensable en el tratamiento de los pacientes con Sensibilización Central, y de la Salud Representacional como base de los procesos de Imprecisión. Por último, vemos como la estimulación gradual puede resultar de ayuda para incorporar a nuestro paciente progresivamente a sus actividades.

El video incluye las dos horas de charla, así que si os animáis a su visionado,… ¡con paciencia que vienen curvas!


5 comments on “Cómo tratar al paciente con dolor

  1. Manuel dice:

    MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR GENEROSAMENTE TU PONENCIA.

  2. elefanteg85 dice:

    Carlos, estupenda ponencia, todo un lujo poder verla. La parte de mirar o no mirar a la aguja es difícil llegar a una conclusión. Recuerdo que hice una entrada en el blog con el estudio de Hagard: http://rubentovar.fisioterapiasinred.com/2011/06/mirar-o-no-mirar.html

    creo que pueden darse las dos cosas, puede experimentarse más dolor o menos dolor, depende de cómo vivencias la experiencia de mirar y ver sangre. Hace poco me hice una analítica y recorde el estudio. Normalmente yo no miraba la aguja pero esta vez la miré. Apenas dolió. De alguna manera tenía más control del momento en que la aguja iba a entrar y esa predicción me hizo no sentir casi dolor.

    Recuerdo también cuando me pinchaba heparina. Al principio dolía más, lo hacía rápido y temeroso, pero después de unas cuantas veces me di cuenta que era mejor hacer ensayo y error. Cogía el michelín y acercaba la punta de la aguja a la piel, si lo sentía me iba a otro punto, siempre encontraba un sitio donde no lo sentía y la aguja entraba sin ningún dolor. La memoria de dolor condiciona pero la memoria de no dolor tambien. Creo que es difícil llegar a una conclusión sobre si mirar o no, porque dependerá de la interpretación del paciente.

    1. Carlos López Cubas dice:

      Pues estoy completamente de acuerdo contigo, y basándome en experiencias personales, también he encontrado contradicciones en lo de mirar o no mirar la aguja. Lo comenté porque en un artículo de bodyinmind concluían eso, pero cierto es que habría que valorar en cada sujeto la conveniencia de reforzar con la mirada el procedimiento.

  3. Héctor dice:

    Excelente ponencia. Saludos desde México. Soy un gran admirador suyo. Todo un Maestro, soy un aficionado a la neurodinamia. Me gustaría preguntarle cómo puedo conseguir su libro de “cuentos analgésicos”? No se si haya otra forma de o adquirirlo digital, claro pagándolo.

    1. Carlos López Cubas dice:

      Gracias Hector.
      Al respecto del libro, mejor te remito a la gente de zérapi y ellos te cuentan, en info@zerapi.com

Deja un comentario