La silla magica

  • 12 noviembre, 2012
Silla mágica OSTEON Alaquàs

No hace mucho, un paciente me presentó un magnífico método terapéutico que, si llega a difundirse, calculamos que puede llegar a revolucionar la medicina laboral.

Mi paciente, en conjunción con sus compañeros de trabajo, y tras profundas cavilaciones, han acordado llamarlo “la silla mágica”.

Tal como él mismo lo relata, el método se basa en una silla situada en un rincón del despacho del médico de la empresa, en la que los trabajadores aquejados por alguna lesión o malestar en relación con la práctica laboral, son invitados a sentarse.

La posología es de aproximadamente 5 minutos, tiempo tras el cual el médico anima al trabajador a retomar, debidamente recuperado gracias al tratamiento, sus tareas.

Quizás la parte fundamental del método consiste en el esperanzador mensaje con el que es presentado el susodicho tratamiento mediante silla mágica: “pues nada, tranquilo, siéntate 5 minutos en la silla para que se te pase”.

No he encontrado referencias al respecto en pubmed o PEDro, así que no puedo hablar de la evidencia científica del método.

Pero intuyo que debe estar al nivel de aquella pastilla universal que todo lo sanaba, y que se repartía sin reparos durante el servicio militar…

Etiquetas: ,

3 comments on “La silla magica

  1. elefanteg85 dice:

    Supongo que irá en la línea del cilindro medular de Homer, y ya sabes que el material especializado tiene un precio especializado…

    pero cuidado con la silla mágica, no la hagáis demasiado cómoda no quieran quedarse un ratito más.

  2. Se me ocurre preguntar a qué se dedican en esa empresa? será por el cambio de postura de la de trabajo, a una más cómoda?

    Me recuerda alos “Ejercicios de Huida” que nos propuso Quique Lluch, en su curso de Control Motor

  3. ¡¡¡Interesante cuanto menos!!!… La verdad es que en la práctica diaria te das cuenta de la cantidad de placebos que usa la gente sin saberlo y que les son de gran utilidad y ayuda… Nosotros a veces (por no decir muchas) también nos encontramos entre esos “fisios placebos”… Lo suyo sería patentar la “camilla mágica”…Anda pasa un rato y luego vuelves al despacho cuando se te haya pasado y hablamos…¡¡Que maravilla!!….Mis felicitaciones Carlos, por que como siempre, aportas mucho con poco. Un abrazote: DAvid

Deja un comentario