¿evolución?

  • 26 noviembre, 2012
Evolución OSTEON Alaquas Fisioterapia Carlos Lopez Cubas

Hace muchos, muchos años, el que ahora llamamos ser humano se cansó de moverse de un lado para otro, buscó asiento en el que cultivar para no tener que recolectar vegetales comestibles, y decidió criar animales en vez de arriesgarse a cazarlos.

La promiscua existencia dio paso a la formalidad de la monogamia, que mejor se ajustaba a un modelo de existencia mediante el cual, emitiendo descendencia de origen menos efímero, conservar el recién aceptado derecho a la propiedad.

Las razones para batallar por este derecho no se hicieron esperar, y el que ahora llamamos ser humano pasó de batirse a porrazos con bestias cuadrúpedas para alimentarse, a batirse a porrazos con bestias bípedas para conservar o arramblar propiedades.

Sin desatender estos entretenimientos, alguien advirtió que un buen techo y unas paredes, preferiblemente con aberturas para su acceso y ventilación, y por qué no iluminación, podría ser una buena idea y se invirtió en un afán constructor.

La locomoción, que hasta el momento había satisfecho la necesidad de desplazarse de un sitio a a otro, empezó a suponer un fastidio, lo que dió pie a un nuevo uso de las bestias domesticadas, y posteriormente a ingeniosos artificios mecánicos como medios de transporte.

No obstante, la constancia de las peleas incomodaron al que ahora llamamos ser humano, que empecinado en su laboriosa búsqueda del mínimo esfuerzo y máximo confort, permitió la instauración de un sistema político, con la ilusoria voluntad de dejar el timón de su proyecto social en manos de personajes de diversa índole.

Fueron muchos los pasos dados en varias direcciones los que acompañaron al que ahora llamamos ser humano, se inventaron y descubrieron, frutos del ingenio, cosas tan dispares como la electricidad, las vacunas, los pantanos, los aviones, los antibióticos, la energía nuclear, los satélites, la anestesia, la pasteurización,… incluso internet.

Aquel recolector cazador se convirtió en un apresurado sujeto pendiente del móvil, pero eso sí, generalmente bien alimentado y protegido de la aleatoriedad climatológica mediante acordes vestimentas y acogedoras estancias.

Y todo se planteó fantástico para el que ahora llamamos ser humano, salvo por un pequeño detalle, y es que la biología como hardware, si atendemos a un guiño al evolucionismo, difícilmente podía seguir tal frenético ritmo, y los sistemas que genéticamente quedaban dispuestos para nuestra protección, se quedaron tan rápido sin qué protegernos que, confundidos en plena sociedad del bienestar, sucumbieron y nos regalaron la actual altísima prevalencia de dolor crónico.

O quizás no fue así…

Etiquetas:

One comment on “¿evolución?

  1. ¡¡¡Muy interesante Carlos!!!…En un programa de investigación vi que en unos cientos de años el ser humano será totalmente primitivo, ya que en poco tiempo a pasado de usar sistemas complejos a aplicarlos en la actividades de la vida diaria de forma muy sencilla…todo se reducirá a pulsar un botón…da miedo ver la evolución futura. Un saludo!!

Deja un comentario