Esclerosis Múltiple

  • 14 noviembre, 2012
Dibujo

En España, 1 de cada 2000 habitantes, más frecuentemente mujeres, y con una edad de presentación de 20-40 años, padecen Esclerosis Múltiple

¿Qué es la Esclerosis Múltiple?

La Esclerosis Múltiple es una enfermedad de carácter desmielinizante que afecta al Sistema Nervioso Central. La sustancia blanca (fibras nerviosas recubiertas de mielina) sufre una destrucción siguiendo una distribución intermitente, y el tejido nervioso va quedando sustituido por un tejido endurecido, del que deriva la denominación de esclerosis en placas. Este tejido cicatricial es el resultado final de un episodio inflamatorio desencadenado por causas inmunes o virales. La focalización dispersa de placas escleróticas (“esclerosis” significa cicatriz, y es “múltiple” por su distribución), afecta a diferentes niveles y en grado variable la conducción de los estímulos por parte del sistema nervioso.

Las áreas más comúnmente afectadas son las regiones periventriculares del encéfalo, el quiasma óptico y II par craneal, el cuerpo calloso, tronco de encéfalo y vía piramidal, condicionando, acorde a la afectación de unas u otras áreas, diferentes presentaciones clínicas.

 

Presentación clínica de la Esclerosis Múltiple

A nivel motor, destacan los trastornos de la marcha, siendo la ataxia de locomoción (de origen vestibular, cerebeloso o del cordón posterior), un signo inicial de la enfermedad en un 20% de los casos.

También de forma precoz, el 30% de los pacientes presenta neuritis óptica, que junto al edema papilar condiciona trastornos visuales, como la pérdida de visión y la fotofobia.

La fatiga, curiosamente exacerbada con el calor, es también característica en las personas con Esclerosis Múltiple.

El dolor, que aparece en el 50% de los casos, suele relacionarse con la neuralgia del trigémino (relacionada con las alteraciones troncoencefálicas provocadas por las placas de esclerosis en la zona), el signo de Lhermitte (al flexionar el cuello, aparece una sensación eléctrica brusca, que desciende a la columna y miembros superiores), la lumbalgia, o las disestesias paroxísticas.

Conforme evoluciona la Esclerosis Múltiple, la mayoría de los pacientes desarrolla disfunción de esfínteres.

Los pacientes con Esclerosis Múltiple pueden también presentar desórdenes afectivos, en ocasiones depresión.

 

Tratamiento de la Esclerosis Múltiple

La evolución, en forma de periodos de brote e inter-brote, es muy variable entre pacientes.

El tratamiento de la Esclerosis Múltiple tiene por un lado una base inmunológica (corticosteroides en fases aguda e inmunosupresores para prevenir la progresión de la enfermedad), y por otro la orientación hacia cada tipo de presentación sintomática (tratamiento de las alteraciones motoras, el dolor, la fatiga, y del resto de alteraciones).

Deja un comentario