Espasticidad (II)

  • 24 octubre, 2012
Espasticidad II Carlos Lopez Cubas OSTEON Alaquàs Centro de Fisioterapia

Una posible definición de espasticidad es la situación anómala de la musculatura esquelética asociada a un incremento de la actividad refleja miotática.

Esta situación de anormalidad neurofisiológica se ve reforzada con el tiempo por modificaciones en las propiedades físicas de la unión mio-tendinosa.

A nivel clínico, la espasticidad se manifiesta como una resistencia al estiramiento del músculo afecto, de mayor intensidad en bipedestación, durante el movimiento voluntario y tras estimulaciones nociceptivas.

También encontramos variaciones en su presentación, como el fenómeno de la navaja, una resistencia al estiramiento pasivo que cede de forma brusca; el clonus, un temblor violento relacionado con la cocontracción muscular; respuesta de triple flexión, una respuesta masiva involuntaria a la estimulación cutánea del miembro inferior; el signo de Babinsky, dorsiflexión del primer dedo y extensión del resto de dedos del pie en respuesta a la estimulación de la piel de la cara lateral de la planta del pie;…

Todas estas respuestas manifiestan la exaltación del tono muscular descontrolado, no inhibido. El resultado es una importante limitación funcional, con exageración de la posición estática (posturas fijas difícilmente reducibles mediante movilización, como el pie equino, la aproximación de caderas y flexión de codo muñeca y dedos), pérdida de las reacciones estato-cinéticas, limitación articular (deformaciones ortopédicas que evolucionan incluso a la luxación), paresia y fatigabilidad.

La espasticidad aparece en pacientes a afectos de ictus (prevalencia del 2-3 por cada 100 habitantes, con una frecuencia de apariación de espasticidad de aproximadamente el 25%), Parálisis Cerebral Infantil (2 por cada 1000, en unn 75% de los casos), Traumatismo Cráneo-encefálico (1 por cada 1000, en un 17%), Esclerosis Múltiples (60 por cada 1000, en un 84%), y Lesiones Medulares (27 por cada 100.000, en un 70% de los casos).

Aunque la epidemiología no siempre refleja la relevancia de una patología, quizás el dato de que alrededor del medio millón de personas en España padecen espasticidad, ayude a valorar la realidad del problema.

Etiquetas:

Deja un comentario