Dolor de hombro por la noche (III)

  • 24 septiembre, 2012
hombro supraspinoso clavícula OSTEON Alaquàs Centro Fisioterapia Carlos Lopez cubas

En las 2 anteriores entradas dedicadas al dolor del hombro durante la noche, hicimos un repaso de la anatomía de la cintura escapular, y desarrollamos un par de ejemplos frecuentes en los que la mecánica relacionada con el decúbito, puede provocar que salten las alarmas, y el hombro empiece a doler.

Hoy hablaremos del factor vascular, de cómo un aporte deficiente de sangre puede determinar el inicio del dolor de hombro.

Para ello, es necesario saber que, cuando nos vamos a la cama (que hay que descansaaar, para que mañana, podamos madrugaaar,…), y en relación con la posición de decúbito, la presión arterial se reduce.

Esta presión es la que permite, durante nuestra vida, que la sangre fluya a todos los rincones de la anatomía, para nutrir todas y cada una de las células de los tejidos que nos componen. De esta forma, llegan los nutrientes y el oxígeno, y como a nadie le gusta pasar hambre ni sentirse ahogado, cuando los tejidos ven reducida la llegada del fluido vital, se quejan.

Existen 2 tejidos en concreto que habitualmente terminan reclamando a gritos sangre cuando nos acostamos.

Uno de ellos, en relación con las tendinopatías del manguito rotador, es un área del tendón del suprespinoso que, ya de por sí, está anatómicamente expuesta al sufrimiento vascular por una mala provisión de red arterial.
Estos tendones, cuando por sobreuso, compresión, desgarro,… ya presentan predisposición al sufrimiento, sólo les queda el empujoncito final de la malnutrición, en relación con el descenso de la presión arterial, para que la experiencia de dolor de comienzo.

El segundo tejido que se ve incomodado por el decúbito, por causas vasculares, es el tejido neural.

Y es que, como ya comentaba hace tiempo en alguna entrada, el sistema nervioso es algo así como nuestro vampiro particular. Es, comparativamente con el resto de tejidos del cuerpo, el que más oxígeno y glucosa consume. Ama por ello la sangre, y la lía gorda cuando se ve privado de ella.

Resulta fácil entender que, cuando alguna raíz nerviosa o tronco nervioso encargado de inervar el área del hombro, sufre de algún tipo de lesión, pongamos inflamatoria, la clínica de dolor se exacerbe cuando al tumbarse empeore la situación de dicho tejido.

Cuando el dolor de hombro disminuye al llevar la mano detrás de la cabeza, podemos deducir que nos encontramos en esta situación, y muy posiblemente ante una radiculopatía cervical.

Consejos para mejorar las condiciones de dolor relacionadas con el descenso de la presión arterial,… prefiero que el lector consulte el tema con su médico, sobre todo si está medicado al respecto.

Etiquetas: ,

Deja un comentario