Dolor de hombro por la noche (II)

  • 20 septiembre, 2012
Dormir hombro dolor noche Carlos Lopez Cubas OSTEON Alaquas Centro de Fisioterapia

Recientemente revisamos la anatomía de las articulaciones que componen el complejo del hombro o cintura escapular.

En esta entrada vamos a valorar las condiciones mecánicas y posturales que pueden relacionarse con el dolor nocturno en el hombro.

Las posturas que adquirimos durante la noche y el decúbito, difieren de las diurnas relacionadas con la bipedestación y sedestación. La tremenda versatilidad de movilidad del hombro ofrece imágenes de posturas cercanas a la contorsión en determinados momentos de la noche, y no es de extrañar que alguna de ellas estrese alguna estructura anatómica.

La patología de inestabilidad del hombro (por ejemplo, tras episodios de luxación), constituyen una situación especialmente sensible a esta disposición alternativa de las palancas óseas.

Suelo recomendar a los pacientes que recientemente han sufrido lesiones de este tipo, que los primeros días intenten descansar sobre el lado del hombro sano, dejando el brazo del lado de la luxación arriba, pegado al lateral del tronco.

Y, desde esta posición, al principio les recomiendo que dejen el codo extendido quedando la mano como si estuviese metida en el bolsillo del pantalón, y más adelante dejen flexionado el codo como si llevasen colocado un cabestrillo.

En etapas posteriores, dormir sobre el lado del hombro lesionado es ya posible, con seguridad ante la temida posibilidad de subluxación durante la noche, si disponen el brazo en aproximación horizontal de forma que la mano llega a reposar sobre el hombro sano.

Esta progresión de posiciones les permite adquirir posturas cada vez más confortables, pero siempre garantizando la seguridad de una articulación inestable, sobre todo atendiendo al hecho de la falta de control consciente de la estabilidad durante el sueño.

Para entender la siguiente situación relacionada con la postura durante el sueño y el dolor de hombro, animo al lector, si se encuentra sentado, a encogerse de hombro. Sí, los dos, y aguantando al menos 10 segundos los hombros arriba. Ahora devuélvelos poco a poco a la posición inicial, y cierra los ojos para percibir a gusto cómo se distienden y relajan los músculos que van del hombro al cuello.

Ahora debe resultar sencillo, si visualizas cómo muchas veces acabamos durmiendo con el hombro prácticamente pegado a la oreja, que las estructuras acortadas o alargadas durante horas durante la noche, puedan actuar como fuente de alarma, e incluso de rigidez al despertar, en el hombro y en el cuello.

Una buena elección de la almohada, y evitar elementos de abrigo excesivamente pesados (esas adorables mantas de 20 kilos que, digan lo que digan los fabricantes de nórdicos, tan bien nos cobijan en las crudas noches de invierno), pueden ser consejos útiles cuando las disposiciones extremas de la cintura escapular durante la noche nos amargan la existencia.

Pero como no sólo de mecánica quería hablar cuando me decidí a escribir acerca del dolor del hombro durante la noche, dejaré para una tercera entrada lo que a mi parecer es uno de los principales factores causantes del mismo: el vascular.

Etiquetas: ,

5 comments on “Dolor de hombro por la noche (II)

  1. gelinni dice:

    Interesante y oportunísimo post en lo que a mí concierne, amigo Carlos. Yo estoy precisamente en plena rehabilitación de mi hombro izquierdo tras luxación glenohumeral anteroinferior.

    Y tanto durante el periodo de inmovilización, como posteriormente en las sucesivas fases de recuperación, han sido mi postura de dormir y los posibles riesgos derivados de la misma, una constante entre mis principales preocupaciones.

    Con el Velpau/cabestrillo no había lugar a duda: supino, brazo en el pecho y pequeño cojín debajo del codo para evitar extensión y RE (ojo ojo al calor nocturno del Agosto madrileño focalizado todo él en una axila semicerrada…).

    Pero una vez retirada la contención……¡ah amigo!, ¡qué ganas locas de volver a descansar de lado como Dios manda!
    Pero…..¡qué canguelo pensar en una anómala postura nocturna de mi maltrecho e inestable hombro!

    La solución….buscar una postura de estabilidad glenohumeral, para la cual no hace falta ser fisioterapeuta, sino que es cuestión de puro instinto. Y esa postura es la número 2 de tu dibujo, optimizada con otro pequeño cojín entre abdomen/cama/mano (sin introducir RE, se entiende). ¡Diste en el pleno al 99%!

    Respecto al dibujo número 1…..descartado (al menos en mi caso), ya que ese codo-mano, que “penden” con sigilo hacia la espalda, dan sensación de que, en cuanto cierres los ojitos, caerán en algún abismo doloroso y lesivo. No me daba seguridad ni confort para pasar la noche……

    Ahora, con un 80% de los objetivos de mi rehabilitación logrados (si es que hay manera de cuantificar eso), y tras casi dos meses desde el episodio de luxación, comienzo vagamente a dormir del lado lesionado, exactamente en la postura número 3 de tu dibujo (¡hurra! otra vez por tu acierto). No me quedo dormido de ese modo, ya que la noche es larga y alberga horrores como algunos dicen, sino que lo hago por la mañana en esos minutos de pegarte con el despertador y demorar lo indemorable. Buen feeling, pero es muy importante no aproximar hombro a oreja, (algo casi intrínseco al dormir de lado), ya que acabas notando tensión muscular facilmente y porque me parece a mí que una sobreactivación del trapecio superior en este proceso no es pero que nada interesante….

    Sobre el dolor nocturno, que es al fin y al cabo de lo que versa tu post, poco te puedo aportar; por un lado, porque apenas me ha dolido en todo este tiempo (ufff); por otro, porque sería lanzar meras hipótesis u opiniones sobre el origen de este dolor que no tengo en absoluto fundadas. Yo siempre he pensado, como terapeuta y ahora como paciente, que se debe en buena medida al mecanismo neurofisiológico de aumento del umbral de respuesta dolorosa durante el sueño. Sin duda, los factores desencadenantes que tú apuntas, pueden ser también decisivos para una articulación como el hombro.

    Un abrazo y enhorabuena por tu aproximación 🙂

  2. Elda Oliveras dice:

    Siento un dolor desgarrador en el brazo derecho, relativamente te como si se me abriera el brazo, entiendo que es cerca del mango rotador, y es solo en las noches. Me levanto con ese dolor y sin fuerzas en el brazo por lo que entiendo que lo tengo adormecido. Ese dolor me hace llorar y me duele sin sentir ningún alivio por unos 20 minutos. He notado que desde que me casé con mi amado esposo hace casi tres años insisto en dormir sobre ese hombro para estar tan cerca de el, pero esto se ha vuelto una pesadilla desde hace unos meses. Solo siento alivio si duermo boca arriba. Dormida levanto ambos btazos, pero el dolor es insoportable solo en el mazo derecho. Se me ha espantado hasta el sueño! Déjeme saber que puedo hacer. Y muchas gracias. Bendiciones desde Puerto Rico!

    1. Luis Lopez dice:

      Elda, saludos yo viví la misma experiencia y me funcionó cambiar de lado con la pareja cada dos o tres meses, o cada vez que siento que ya inicia el dolor o la fatiga de alguno de los hombros. Un ortopedista me aconsejo alguna vez que la postura adecuado de los brazos es hacia abajo, cuando se levanta los brazos es una posición dañina por que se muerden los tendones y aumenta el deterioro forzoso de los hombros, ( por ejemplo levantar los brazos para apoyar la cabeza para ver TV)

      Felicidades.

  3. Buenas, hace 5 semanas tengo un dolor en el cuello (cervical) mas o menos un palmo de la cervical donde hace como especie de una “T” invertida ya que experimento varios dolores aparte del de la cervical, un dolor me agarra hacia la parte de atrás del hombro izquierdo pero muy leve y el otro dolor me agarra hacia el hombro derecho justamente de lado y es mas fuerte y se me intensifica a partir de las 8 de la noche y en veces siento un tercer dolor hasta el codo, como si tuviera un nervio pisado o algo así, de verdad no se, por favor me podrían ayudar……..

    1. Hola Alfredo, a falta de una exploración correcta, aparantemente tienes síntomas compatibles con un dolor radicular. Debes recibir atención médica-fisioterapéutica.

Deja un comentario