Tendones extensores

  • 29 mayo, 2012

Hace unos días hablé de la muñeca y la mano, de las formas en que ambas se estropean, y de cómo los fisioterapeutas nos las ingeniamos para arreglarlas, al menos cuando es posible.

Entre lo dicho, se habló largo y tendido de las tendinitis.

Sí, acabadas en –itis, aunque mayormente nada tengan que ver con los procesos inflamatorios, sino más bien con ciertos procesos mecánicos y vasculares desfavorables que acaban mareando la función mecanotransductora del tenocito, así como su cómoda y regulada apoptosis del día a día, entre otras minucias patobiológicas.

Y alrededor del tema de las tendinitis de los extensores de muñeca y mano, cómo no, salieron a colación los compartimentos que con eficacia establece el fibroso retináculo extensor para ofrecer un paso digno a cada grupo de tendones.

Cuan lejana pareció parecer la anatomía en esos momentos,… pero nada que un buen recordatorio no pueda solucionar. Algo que, como, puestos a parecer, pareció llamar la atención, decido por aquí compartir en versión light, aunque, eso sí, decorada con un video de la bonita y grafiteada mano de cierta alumna (delegada, ¿no?) del máster en cuestión.

Vamos allá.

  • Compartimento 1. Extensor corto del pulgar y abductor largo del pulgar. Aquellos tendones cuya patología se cataloga con la hepónima etiqueta de DeQuervain’s, pasan por este conducto fibroso para dirigirse al pulgar. Es una zona especialmente sensible y expuesta, frecuentemente dolorosa en madres que con ternura acunan a sus criaturas mientras las nutren de cariño y lechita. Y también (aunque destroza la bonita imagen anterior), tras esfuerzos y desviaciones radiales repetitivos, en relación con la raqueta y el uso de herramientas.
  • Compartimento 2. Extensor radial corto del carpo y extensor radial largo del carpo. Cuando estos tendones friccionan sin mesura con los del primer compartimento, su presentación clínica, muy similar al DeQuervain’s, recibe el nombre de síndrome de intersección, en relación con el uso de palos de esquí, martillos, levantadores de pesas, palistas de kayak.
  • Compartimento 3. Extensor largo del pulgar. Dolor, inflamación, y crepitación alrededor del tubérculo de Lister, son característicos del cuadro clínico de esta tendinopatía.
  • Compartimento 4. Extensor de los dedos y del índice. Es el compartimento con más paso de componentes, y su patología se relaciona con el sobreuso.
  • Compartimento 5. Extensor del meñique. El sobreuso y la escritura son factores contribuyentes a la tendinopatía de este extensor.
  • Compartimento 6. Extensor cubital del carpo. Este compartimento, de localización medial al cúbito, da paso al tendón del también llamado cubital posterior. Es un tendón con una importante función estabilizadora de la articulación radiocubital distal. La tendinopatía, que se presenta con frecuencia en la mano no dominante de tenistas que habitualmente golpean a dos manos, puede asociarse a subluxación medial.
Y ahí queda el repaso de los compartimentos, y de las tendinopatías con los mismos relacionadas.

Deja un comentario