Fisioterapeutas, psicólogos y dolor crónico

  • 13 febrero, 2012

Hace algo más de una semana, en el II Congreso Internacional de Fisioterapia y Dolor, y en concreto en la mesa dedicada a la psicología y el dolor, Jenny Moix, psicóloga a quien podéis conocer mejor en su web.

Jenny Moix, Doctorada en Psicología,
Autora de Cara a cara con tu dolor, Manual del Dolor y
Felicidad Flexible. Colaboradora habitual de
El País Semanal.

Jenny habló de la Terapia Cognitiva Conductual, de la aproximación psicológica al paciente con dolor crónico.

Cuando trato a mis pacientes con dolor crónico, una de las grandes barreras aparecen cuando éste cree que le “acuso” de padecer un dolor psicológico, sobre todo cuando en la anamnesis, en la búsqueda de factores de riesgo psicosocial, me pongo algo “pesadito” con las preguntas.

Pensé que la opinión de una psicóloga habituada a tratar pacientes con dolor sería de valor para aclararme, y con ello a mis pacientes, algunos aspectos al respecto, y le pedí el favor de responder a algunas preguntas. La entrevista la he publicado en Edupain, el blog de la Sociedad Española de Fisioterapia y Dolor, a donde os remito.

Os dejo aquí un extracto de la misma.

Yo: Los fisioterapeutas estamos aprovechando los últimos avances en la neurociencia relacionada con los mecanismos del dolor, para aplicar lo que podríamos llamar neuropedagogía en nuestros pacientes con dolor crónico. Es una intervención educativa , nos convertimos en profesores, aunque hay quien piensa que nos estamos metiendo en terreno de psicólogos ¿Qué opinas? 

Jenny: Opino que tenéis que hacerlo y que decir que os estáis metiendo en nuestro terreno es una chorrada inmensa (aunque quizás algunos de mis colegas no compartan mi opinión). Los humanos lo hemos troceado todo: la mente por un lado, el cuerpo por el otro. Son divisiones arbitrarias pero nos hemos creído que son reales. Vamos diciendo que al paciente se lo tiene que tratar de forma integral, pues debemos hacerlo. Es como si yo como psicóloga a un paciente mío tuviera que reprimirme de aconsejarle algo que veo claro (porque lo he leído en mil manuales) que tiene que cambiar de su postura porque no es mi campo ¿De verdad tengo que callarme?. No seamos ridículos poniendo tantas fronteras y protegiendo tanto nuestro territorio.

Deja un comentario