Arriba ese ánimo

  • 19 febrero, 2012

¿Recordáis el día de la marmota del peliculón “Atrapado en el Tiempo”, con Bill Murray obligado a revivir el mismo día una y otra vez?

Este fin de semana ha presenciado una situación bastante parecida, mientras impartía un seminario de Neurodinámica, al observar la creciente sorpresa, incomodidad, rechazo y aceptación, en mayor o menor grado, al salir a colación la insuficiencia de los modelos teóricos mecanicistas para justificar los efectos de la Terapia Manual.
Los modelos teóricos que ofrecen la comodidad de un protocolo preestablecido como enfoque son difíciles de rechazar. Y un supuesto malposicionamiento a corregir para solucionar los problemas del paciente es, a priori, fácil de comprender y asumir. Razonar los cambios desde un punto de vista más respetuoso para el cerebro de nuestro paciente, como principal autor de la clínica que nos presenta, resulta incómodo, ya que implica entender aspectos de la neurofisiología con los que no siempre se está familiarizado.
Este cambio de enfoque, algo así como un bofetón, lo recibí hace tiempo, y fue de gran ayuda; creo que por eso me cuesta tan poco compartir estas ideas, y reproducir “el día de la marmota” con los roles cambiados.
El grupo con el que he estado estos días, con las movilización del tejido neural de telón de fondo, mostraba una ventajosa posición, al estar recibiendo una formación en terapia manual de gran calidad. Mucha cadena y conceptos prefabricados de por medio, como es habitual, pero no por ello exenta de un altísimo porcentaje de contenido aprovechable.
Quizás la malinterpretación de estos matices tiznados de neurociencia ha desequilibrado algún andamio cognitivo, puede que incluso generado cierta desilusión, pero madurando la idea espero que sirva para exprimir más si cabe la formación recibida para una óptima integración de ideas en la praxis diaria.
¡Ánimo!

Etiquetas: ,

5 comments on “Arriba ese ánimo

  1. Esta muy bien darse el bofetón que tu comentas Carlos, y cuanto antes mejor. Sobretodo por empezar a aprender a seleccionar la información recibida y a hacer una criba de calidad.
    Este fin de semana ha sido muy interesante ya que eres el primer profesor con un punto de vista diferente y eso solo hace que enriquecer la educación que estamos recibiendo en este Master. (el resto de profesores son magníficos también, no me mal interpretes )

  2. Esta muy bien darse el bofetón que tu comentas Carlos, y cuanto antes mejor. Sobretodo por empezar a aprender a seleccionar la información recibida y a hacer una criba de calidad.
    Este fin de semana ha sido muy interesante ya que eres el primer profesor con un punto de vista diferente y eso solo hace que enriquecer la educación que estamos recibiendo en este Master. (el resto de profesores son magníficos también, no me mal interpretes )

  3. Marisa Casanoves Vallés dice:

    Carlos, la verdad es que si que me quedé algo deconcertada, sobretodo el viernes. Pero el sábado, cuando ese “bofetón” lo recibía por segunda vez ya empezaba a ver las cosas de otra manera.
    Una de las cosas que en mi opinón te ayudan a ser mejor profesional es el saber escuchar diferentes “corrientes” (porque no se trata de simples opiniones) y quedarse con lo mejor de cadauna, esos si siempre con evidencia.
    Así que muchas gracias, muy interesante la ampliación de la neurodinámica que di en la Universidad de Valencia y sobretodo que te abrán los ojos a tiempo para llevar por buen camino nuestra continua formación en fisioterapia.

  4. Oti Calvente dice:

    Carlos, como dicen en mi tierra: “prefiero una colorá, que cien amarillas”. Aunque haya sido difícil en un primer momento recibir y aceptar tus ideas, tus razonamientos son claros y eso me hace pensar que todo eso tiene más sentido que algunas cosas que trae consigo la osteopatía. Gracias por recordarme el inicio del camino por el que hoy estoy en Valencia, el maravilloso mundo de la Neurociencia.

    1. Xé, que expresión más bonita esa de la colorá!
      Coincido plenamente en tu opinión acerca de la neurociencia: es maravillosa.

Deja un comentario