Flotación

  • 7 octubre, 2011

La flotación supone la suspensión del cuerpo sobre el agua.

Dentro del marco de las actividades acuáticas terapéuticas, los fisioterapeutas podemos utilizar la capacidad de flotar como recurso terapéutico.

 La flotación queda determinada por el peso específico (en función del porcentaje de grasa), el momento respiratorio (la inspiración facilita la flotación, mientras la espiración ayuda a hundirse), el estado de contracción muscular (la ansiedad por el miedo aumenta la tensión muscular, disminuyendo la capacidad de flotación) y la densidad del agua (dulce o salada).

A la hora de definir las diferentes variantes de ejercicios, nos va a ser útil diferenciar varios tipos de flotación en base a diferentes criterios. La siguiente es una propuesta que me resulta útil para organizar los ejercicios que voy recomendando a mis pacientes:

  • Según la posición y el esfuerzo realizado para mantener la flotación: 
    • Flotación estática, en la que buscamos la suspensión horizontal del cuerpo sin realizar esfuerzo físico alguno. 
    • Flotación dinámica, en la que es el esfuerzo de los miembros superiores y principalmente inferiores los que se encargan de mantener el cuerpo en posición vertical con la cabeza fuera del agua. 
  • Según la extensión de cuerpo suspendido: 
    • Flotación parcial, cuando es solo un segmento el que suspendemos por el empuje del agua. 
    • Flotación global. Todo el cuerpo permanece en suspensión. 
  • Según la asistencia para la flotación: 
    • Flotación asistida, cuando contamos con material auxiliar para favorecer la flotación (patatas, tablas, el borde de la piscina, un compañero). 
    • Flotación libre, cuando el cuerpo no cuenta con ninguna ayuda más que el empuje del agua para permanecer suspendido. 
Ejemplo de flotación estática, global, libre.

La flotación se utiliza en el marco de las actividades acuáticas terapéuticas persiguiendo varios fines. Veamos algunos de los ejercicios a modo de ejemplo:

  • Ejercicios respiratorios específicos, en el marco de un tratamiento de fisioterapia respiratoria, al aprovechar las diferencias de flotación según el momento respiratorio, y la resistencia / asistencia del agua a la ventilación.
  • Ejercicios de relajación. Utilizaremos la flotación estática global libre o asistida. Recordamos como el método de Bad Ragaz utiliza esta flotación para desarrollar un trabajo pasivo de flexibilidad y relajación. 
  • Ejercicios terapéuticos específicos: 
    • La suspensión parcial de un miembro facilita su movilización. Al restar el efecto de la gravedad añadimos una asistencia. (movilización activa asistida). 
    • Ejercicios terapéuticos específicos basados en deslizamientos en flotación estática global. Esta posición, asistida por múltiple material auxiliar, facilita la movilización del cuerpo mediante movimientos resistidos de los miembros a partir de puntos pivote (borde, compañero) a los que el paciente se agarra y sobre los que tracciona. Al permanecer fijos estos puntos pivote, es el cuerpo el que se desplaza, y el rozamiento durante ese deslizamiento del cuerpo ejerce una suave resistencia.

Deja un comentario