Mark Jones

  • 20 diciembre, 2010

He estado este fin de semana en Córdoba, asistiendo al curso de Razonamiento Clínico y patología de impingement e inestabilidad de hombro de Mark Jones (SHOULDER IMPINGEMENT AND INSTABILITY. CLINICAL REASONING, PRACTICAL EXAMINATION AND MANAGEMENT).

La gente de zérapi, a los que aprovecho para saludar por esta vía, ha conseguido organizar el curso con un ponente de calidad indiscutible, y los alumnos hemos disfrutado de un par de días llenos de interesantes aportes.

Pero hay un aspecto no tan positivo del fin de semana que quería comentar. Y es que de nuevo me he encontrado en la tesitura de comparar la situación de nuestra profesión en España con la de otras tierras.
Los fisioterapeutas australianos, me confirmaba en esta ocasión Mark, están habituados a responsabilizarse en la toma de decisiones clínicas, diagnósticas y de tratamiento. El entorno que los rodea (médicos y pacientes) muestra un respeto hacia esta labor como es merecido, y nadie duda de las capacidades de los fisioterapeutas como profesionales sanitarios de primera línea.
Hace ya algunos años, en Londres encontré la misma situación, y vi como los fisioterapeutas eran piezas insustituibles en las unidades de dolor, encontré gimnasios sin los anacrónicos mecano-aparatos que inundan los hospitales españoles, y advertí a su vez maquinas de electroterapia llenos de polvo acumuladas en armarios. Los gimasios mostraban horarios de tablas de ejercicio terapéutico de diferentes modalidades, y pósters describiendo tests clínicos para meniscopatía, folletos educativos no patrocinados por empresas farmacéuticas,…

Conceptos como el control motor, la neurodinámica, los mecanismos del dolor, el razonamiento clínico y la evidence based medicine ya no nos son ajenos a los fisioterapeutas españoles.
Quizás merezcamos ya un cambio.

Etiquetas: , , ,

8 comments on “Mark Jones

  1. villovi dice:

    Muy buenas Carlos. Ya me han comentado cuánto me he perdido no asistiendo a ese gran curso. Una lástima no haber coincidido alli.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, la fisioterapia merece un respeto que poco a poco estamos intentnado ganarnos. El problema es que son ya unos cuantos de profesión en los que hemos evolucionado relativamente poco.

    Las universidades siguen con sus programas anacrónicos y “malgastan” el tiempo de gente como tú en cosas que no deberían tener cabida hoy en lugar de aprovecharse de la gente con ganas de compartir conocimientos con el resto de compañeros…

    ¿Cuánta gente había en lista de espera para el curso de Mark Jones?… hago la pregunta de otra forma: ¿cuántas ediciones de ese curso deberían de realizarse al año para poder satisfacer la demanda que debería de haber? ¿Hay alguna plaza libre para los cursos de “inducción miofascial”?… En España muy a nuestro pesar, nos sigue luciendo el pelo como nos lo hemos estado descuidando desde antaño.

    Prueba sencilla y divertida/escabrosa: reúne a varios fisioterapeutas y ponles delante a un paciente… yo he vivido dicho trauma emocional en dos ocasiones y tiemblo cuando intento recordarlo… somos hijos de nuestra madre y nuestro padre, sin criterio (sin ningún criterio)… y luego esta la gente que se ha formado “más allá” como puede ser la gente que ha estudiado formaciones relacionadas con el razonamiento clínico, terapia manual contemporánea…

    Desgraciadamente, a ojos de médicos, pacientes… somos lo mismo. Cuando la fisioterapia española tenga una seriedad merecida (ganada) por los profesionales que debe de ganársela, entonces posiblemente nos hagamos un hueco donde nos lo merecemos. Hasta el momento seguiremos siendo pequeños “Quijotes” contra grandes molinos de viento.

    Un saludo.

  2. Más razón que un santo tienes, villovi.
    A seguir peleando toca, desde luego, y desde la base si es posible
    Qué ganas tengo de coincidir contigo en algún que otro evento de envergadura como este, para compartir impresiones.

  3. zérapi dice:

    Una gran entrada Carlos!!!…Y se te ha olvidado el inconveniente de la “riada”…jajaja.

    La verdad es que es una pena que cursos tan buenos como este no tengan una acojida como la deseada…Pero hay que seguir intentándolo, hay que montar cursos de calidad, impartidos por profesionales de prestigio y por jóvenes profesionales con ganas de cambiar lo que se entiende por “fisioterapia”, con ganas de “biengastar” sus neuronas y las de otros… Hay que seguir al pie del cañón, por que un día esos grandes “molinos” no serán mas grandes que los que en estos días decoran los belenes de miles de casas españolas.

    Un abrazote enorme.

  4. Un par de detalles esclarecedores.
    Ginebra: la semana pasada, Curso Mark Jones, 35 participantes.
    Córdoba: el sábado, Curso Mark Jones, 17 participantes (cogidos por los pelos).

    Ginebra: la semana pasada, Seminario Razonamiento Clínico(Mark Jones), 80-85 asistentes.
    Córdoba: ni nos planteamos hacer el seminario a parte del curso.

    La experiencia ha sido enriquecedora. Sacado de la cena post-curso (Mark, David, yo ,algo de vino y un Calzone de record..) os puedo decir que a ojos de uno de los importantes en esta profesión nuestra, en España el Grado es deficitario, lo que consigue que la apreciación de la figura del fisio, social y sanitariamente, siga siendo la de un técnico (o aplicador de técnicas a diestroysiniestro). Queremos que los médicos nos respeten (y que la gente sepa lo que somos en realidad)…imposible hasta que no vean que nos criamos bajo el amparo de la ciencia y el conocimiento profundo, ordenado y eficaz.
    Hablando de Razonamiento Clínico, él cree que ese seminario debería realizarlo en España, primero para profesores, interesante no?
    Otro pensamiento que nos transmitió es la ausencia casi total de la necesidad de “buscar”, de resolver, que parecemos tener los fisios españoles. Ser fisio creo que también debe implicar ser algo inquieto, curioso, ver a nuestros pacientes como un pequeño enigma por resolver.

    Ya termino transcribiendo una pregunta que le hicimos, a modo en mi opinón de resumen:

    – Mark, que piensas de que los fisios puedan prescribir ciertos fármacos, etc…

    – Creo que aún tengo que aprender demasiadas cosas relacionadas con mi profesión, como para pensar en eso, además no siento en mi la necesidad de hacerlo.

    Jorge. zérapi.

  5. villovi dice:

    Muy bueno Jorge. La verdad es que conforme voy leyendo entradas vuestras los dientes se me van poniendo cada vez más largos…

    Una verdadera lástima la situación actual de esta nuestra fisioterapia (en España), pero creo firmemente que esto es cuestión de tiempo. Demasiadas mentes inquietas bullen por doquier… que se preparen los señores de los “corralitos” que creo que no van a poder frenar esto… se puede retrasar, pero, como un buen virus, conseguiremos entrar en sus casas, nos iremos expandiendo y colonizaremos todo lo relacionado con el paradigma de la fisioterapia nacional.
    He dicho.

    ;D

    P.D- se me sigue tildando de loco… pero tiempo al tiempo…

    Vicente.

  6. Como me perdí “la última cena” no pude escuchar a Mark comentar acerca de la “recetitis” que tanto fisio anhela, y que tan pronto pervertiría nuestra profesión. Siguiendo con la imagen religiosa, más razón que un santo tiene el hombre.

    Y, villovi, a colonizar no se si llegaremos, pero dar la murga la vamos a dar,
    y no poco…

  7. Me encanta poder meterme en internet y ver que cada vez somos más los “virus” que queremos colonizar mentes…no imponiendo, sino demostrando científica y empíricamente…Es una pena que en los colegios y en muchos sitios haya fisios “parásitos” que se pegan a sus creencias a su clínica, a su puesto de trabajo en una asociación, colegio o universidad,y solo viven seguros en ese estado…y en cuanto un “virus” intenta separarlo de sus idéas, de sus creencias demostrándolo de forma científica y con hechos, se aferra más a ellas, como buen “parásito”…Pero poco a poco, fisio a fisio, colegio a colegio, institución a institución iremos haciendo una “proliferación vírica”…que durante un tiempo provocará una “fiebre fisioterápica” que esperemos que termine por “sanar” y logre remodelar los pilares de la fisioterapia y mejorar la neuroplasticidad de cada vez más mentes.

    ¡¡¡Invadamos mentes…generemos fiebres!!!

    Un abrazote: David

Deja un comentario