Mis músicos

  • 25 marzo, 2010

Los músicos son gente peculiar.

Esa extensa inversión en un neuroplástico aprendizaje sensorio-motriz tan exquisito, somatotópicamente tan representativo, durante tantas horas, tantos años,…
Esa capacidad de expresión artística, que relaciona su actividad con las áreas diencefálicas y corticales tan prefrontalmente, cual batuta, dirigidas, tan emotivamente limbicas,…
Ese abuso laboral de tantas neuronillas inmemoriales sinaptizando en hipocampos,…
Tengo la suerte de contar con varios pacientes músicos, y de lo muchísimo que aprendo con ellos, siempre destaca el pensamiento de que por encima de esas delicadas manos, esos repetitivamente traumatizados tendones, esos mecánica y fisiológicamente torturados paquetes vásculo-nerviosos, esas sobresolicitadas articulaciones, muy por encima de todo eso, está el solemne, aunque a veces agotado, cerebro.
Porque no debe ser fácil representar en la corteza cerebral unas manos con la función que inflexiblemente exige el manejo de un arco, la presión en un traste, la caricia a una tecla.
Si la neurociencia actual alrededor de la distonía focal y el dolor crónico no son razones suficientes para invertir en salud representacional en los músicos, puede que esté muy equivocado.
Pero pienso seguir haciendo caso a estos pensamientos, que mi honesta interpretación de la ciencia refuerza.
Al fin y al cabo, no es en los huesos ni en los tendones donde se crea la música, ellos son sólo unos mandaos, y las cosas se consiguen accediendo al jefe.

One comment on “Mis músicos

  1. Samuel dice:

    Carlos, me has hecho emocionarme con tu entrada. Creo que tienes toda la razón, aunque claro, ¿qué voy a decir yo? Tiro para mi terreno.
    Creo que tu reflexión acerca de qué manda a la hora de tocar un instrumento es muy acertada, y que, desgraciadamente, los músicos tardamos en aprenderlo, más aún en ejecutarlo, y muchísimo más en tenerlo siempre en cuenta y no olvidarlo. Y es que, como dice mi profesor de violoncello, “el instrumento es un intermediario. Él no te debe dominar, sino tú a él. Pero a la vez, debes entrar en conexión con él”. Es una especie de simbiosis, pero donde debe estar marcado claramente quién es el jefe, que por supuesto, eres tú, y más concretamente, el cerebro, como tú bien dices.
    En cuanto a las lesiones que sufrimos y demás, creo que es importante corregirlas, aunque bien cierto es también que conforme aprendes a dejar de hacer cosas (es decir, a tocar), vas facilitando una adecuación de tus extremidades, y evitas a su vez esas lesiones, si no totalmente, al menos parcialmente.
    Y por último planteo esta pregunta que seguramente tú sabrás resolverme: ¿Es posible disminuir, mediante una ejercitación del cerebro -bien sea relajación, o cualquier otra cosa-, estas lesiones físicas? Yo creo que puede ser posible. Sería interesante saber más acerca de este campo. Saludos.

Deja un comentario