Testando el cubital

  • 7 diciembre, 2009

El test neurodinámico del nervio cubital es una maniobra compleja. En ocasiones, una mala realización técnica evita obtener la valiosa información que indaga. Es pues interesante, además de por supuesto mejorar nuestra capacidad de desarrollar dicho test, saber utilizar los tests activos del nervio antes de pasar a la camilla.
Contamos con varias formas de valorar de forma rápida el estado neurodinámico del nervio cubital. Cuando hablamos de tests activos hacemos referencia a técnicas que el paciente realiza, mediante un movimiento guiado, para someter a un alargamiento progresivo el lecho neural, y con ello, finalmente, el tronco nervioso. En caso de reproducir los síntomas referidos por el paciente, eliminamos la tensión neural pidiendo un movimiento a nivel distal para valorar los cambios y poder hacer una diferenciación estructural. Es un primer acercamiento a la implicación neural en la clínica del paciente.
Podemos pedir a nuestro paciente que sostenga un libro (¡o a Bob!) a modo de bandeja, lo lleve a la altura del hombro, y desde ahí vaya flexionando el codo para acercarlo al cuerpo. Llegado el final del recorrido, es el momento de la pronación del antebrazo y de dejar los dedos apuntando a la cara del paciente. Como respuesta normal hallaremos dolor o parestesia a nivel cubital en codo, antebrazo, muñeca o mano.
Si nuestro razonamiento clínico previo así lo sugiere, podemos sensibilizar el test con movimientos cervicales: alejar la cabeza del libro añade tensión, acercarla le resta.
La correspondencia de estos cambios de tensión con modificaciones de los síntomas se relaciona con la disfunción neural del nervio cubital.
La posición de máscara es otra posibilidad de testar el cubital, con bastante más tensión: el test activo concluye con el paciente mirando a través de los círculos formados por sus pulgares – índices, con codos elevados y las palmas en la cara. Es una posición que exige una rotación externa glenohumeral completa, hiperflexión del codo y pronación máxima de antebrazo.
Podemos afirmar que supone un buen regalito para el nervio cubital…
Despierta interés clínico los síntomas relacionados con lo relatado por el paciente y la asimetría notable en rango o síntomas.
Los considero unos tests fundamentales en, por ejemplo, lanzadores con dolor en la cara interna del codo (stress en valgo, túnel cubital) y ciclistas (compresión del pisiforme en manillar, canal de Guyon).
A menos, claro está, que nos conformemos con pensar que todo son tendinitis.

One comment on “Testando el cubital

  1. Óscar Díez dice:

    Muy interesante entrada, sobre todo lo de la prueba con el libro.: )

Deja un comentario