Síndromes fémoro-patelares

  • 28 julio, 2009

¡Vamos a los toboganes del parque!

La rótula es la pieza ósea del aparato extensor de la rodilla (músculo cuádriceps, tendón cuadricipital, rótula, tendón rotuliano, tuberosidad anterior de la tibia). Este hueso dispone una carilla articular que desliza sobre la superficie articular ofrecida por la cara anterior del fémur. Idealmente, el tamaño y forma de ambas se complementan a la perfección en el recorrido ascendente y descendente de la rótula durante la extensión y flexión de rodilla. El deslizamiento se encuentra facilitado por la superficie lisa de los cartílagos articulares y el líquido sinovial interpuesto a modo de lubricante.

En ocasiones, las variaciones anatómicas resultan desfavorables para el buen cometido de la articulación fémoro-patelar. Aunque la mayoría de cuadros clínicos relacionados con la rótula son idiopáticos (que viene a significar que no se sabe de dónde vienen ni a dónde van), en algunas ocasiones existen hallazgos anatómicos comunes en los dolores anteriores de rodilla relacionados con esta articulación.

Asemejemos el espacio ofrecido por la cara anterior del fémur a un tobogán, y la cara articular posterior de la rótula a unas lindas posaderas.
Cuando la criatura de 6 añitos se tira por el tobogán, qué alegría, qué alboroto, todo va como la seda.
Ahora bien, cuando el padre exaltado decide probar (con sus 46 años por encima de la edad recomendada para usar este tobogán, y un volumen glúteo-pélvico considerablemente superior a la concavidad deslizante), la consecuencia es lógica: se atasca.
Tampoco va bien el tema cuando el niño que se anima a lanzarse es un renacuajo de 1 año; demasiado espacio libre, demasiada inestabilidad, y cataplam!, al suelo.

Ni la rótula grande (excesivo rozamiento, stress sobre el cartílago, hiperpresión) ni la rótula pequeña (sobrecarga alerones menisco-rotulianos por inestabilidad, mala distribución de las presiones, con puntos de hiperpresión [recordar lo de desplazarse por el hielo, mejor tumbado que de pie]) son buenas opciones para la salud del cartílago fémoro-rotuliano, y menos si ya hay signos de condromalacia o reblandecimiento del cartílago.

Ahora, y en relación con el estúpido vandalismo, encontramos un tobogán con el realce o barandilla de un lateral roto. Lo que nos lleva a la posibilidad de que el niño se nos salga por ese lado. Y más aún si los depravados personajes han llegado a doblar el tobogán.

Los relieves laterales que permiten el centrado de la rótula, y el ángulo Q (ángulo anatómico que mide la relación entre pierna y muslo, aumentado en el genu valgo), deben mantenerse en unas medidas y relaciones óptimas, para evitar síndromes de hiperpresión rotuliana externa o la luxación de la rótula en su recorrido caudo-craneal durante la flexo-extensión de rodilla, sobre todo en carga.

Por último, tenemos a un niño de esos que juegan demasiado a las consolitas y cuyo desarrollo psicomotor equivale al del geranio, que tras sufrir el infortunio de romper su cuarta maquinita, se resigna a bajar al parque con esos niños con mocos y de ropas sucias que parece ser lo pasan allí en grande. Y llegado el momento de probar el tobogán, la temerosa perla se acongoja (por respeto no he elegido otra palabra bastante similar que le iba mejor) y llama repetidamente a su mamá para que deje de manosear las gafas de sol mientras charra por el móvil, y le de la mano. Tras despedirse 9 veces del interlocutor, la mamá sostiene la mano de su Yónatan (sí, con Y) que baja dando tumbos, pero llega al final de la pendiente sano y salvo.

El Vasto Interno es la porción del cuádriceps con la función de centrar la rótula y darle estabilidad activa durante sus deslizamientos. Una atrofia de este músculo, por ejemplo post-inmovilización, se relaciona con una mala dinámica fémoro-patelar, y la restauración de su tono es clave en la rehabilitación de este tipo de problemas.

Podríamos seguir comparando las aventuras en el parque con la patología de rótula, y la artrosis sería un tobogán bacheado y poco deslizante,… incluso inventaría algo para la “patela alta”, pero supongo que ya hemos cogido la idea.
Etiquetas:

Deja un comentario