Estabilización Funcional Lumbo-Pélvica

  • 27 marzo, 2008

La Estabilización Funcional Lumbo-Pélvica o EFLP es un programa de ejercicios progresivos que buscan despertar la conciencia postural pélvica, con un componente propioceptivo importante, con el fin de mejorar el equilibrio muscular y postural de la pelvis y su relación con la columna vertebral. Cumple un cometido esencial dentro del abordaje de la mayoría de cuadros clínicos que cursan con lumbalgia, así como de los programas de posturología.
Los principales contenidos de los programas de EFLP son:

  • Concienciación pélvica. El paciente debe conocer las posibilidades de movilidad de su pelvis, disociándolas de los movimientos de cadera o zona lumbar, e incidiendo en la posición de retroversión pélvica. Las posiciones más adecuadas para trabajar la propicocepción pélvica son la tetrapodia, primero asociando y más adelante disociando las básculas pélvicas de la flexo-extensión lumbar, y la posición de Fowler (tendido boca arriba con flexión de rodillas y las plantas de los pies apoyadas en el suelo). En tetrapodia, la retroversión pélvica acompaña al movimiento de flexión de columna (“sacar chepa y meter el culo”). En posición de Fowler, podemos conseguir la retroversión o báscula pélvica posterior del paciente pidiéndole que nos chafe la mano entre la zona lumbar y la camilla.
  • Potenciación abdominal y glútea. Desde las posiciones de base anteriores, sobre todo la posición de Fowler, y siempre acompañando al momento espiratorio (dejar salir el aire durante el esfuerzo, nunca en apnea), podemos trabajar la contracción abdominal elevando ligeramente las piernas, la parte superior del tronco, o ambos. Para centrar la contracción en los músculos glúteos, y también en espiración y con un pre-posicionamiento en retroversión pélvica, evolucionamos desde la posición de Fowler a la del puente, elevando la pelvis de la camilla unos centímetros.
  • Flexibilización lumbar. Un buen estiramiento de los erectores lumbares, el saludo mahometano, consiste en, desde la posición arrodillada, y siempre apoyando los glúteos en los talones, dejar caer el tronco hacia delante. Esta posición se mantiene unos minutos acompañado de una respiración lenta y profunda.
  • Asimilación de la retroversión pélvica como base de la postura y el movimiento. Debemos hacer hincapié en la idea de que la retroversión pélvica debe mantenerse en los diferentes gestos de la vida diaria, sobre todo durante los esfuerzos, para asimilarla como posición natural.

Otros aspectos a atender de forma coadyuvante a los programas de EFLP son:

  • Flexibilización de otros grupos musculares como los flexores de cadera (psoas y recto anterior de cuádriceps), isquiotibiales, aductores, piramidal.
  • Enseñanza y asimilación de la ventilación dirigida (patrón de respiración diafragmática predominante). Se puede resumir como la inspiración dando mayor responsabilidad al diafragma como músculo inspirador principal, utilizándolo como émbolo eficiente, comprobando su acción con el desplazamiento antero-inferior de las vísceras abdominales y monitorizando el menor desplazamiento de la cara anterior del tórax con otra mano. La ventilación dirigida (o diafragmática) es más fisiológica y eficaz, moviliza mayor cantidad de aire (y por tanto conlleva un mejor intercambio gaseoso), y consume menos energía que los movimientos respiratorios dependientes de músculos accesorios como pectorales o escalenos.

Deja un comentario